El Campito por dentro: reconstruyen uno de los más grandes centros clandestinos

El Campito por dentro: reconstruyen uno de los más grandes centros clandestinos

La Universidad de General Sarmiento lo reconstruyó virtualmente, junto a un equipo multidisciplinario y gracias al testimonio de varios sobrevivientes. Se trata de un dispositivo digital que puede ser consultado en la web de la UNGS y que ya fue presentado para su uso en la causa judicial. Había sido demolido en la dictadura para borrar pruebas.

Compartir

El Campito, en Campo de Mayo, fue uno de los Centros Clandestinos de detención, tortura y exterminio más grandes del país durante la última dictadura cívico militar, y fue completamente destruido por el gobierno genocida para eliminar pruebas. 42 años después del Golpe, se lo puede recorrer de manera virtual gracias a la reconstrucción digital que realizó la Universidad de General Sarmiento (UNGS).

Gracias al testimonio de algunos sobrevivientes, un equipo interdisciplinario de antropólogos, museólogos, sociólogos, diseñadores de imagen, programadores y estudiantes voluntarios trabajaron durante dos años en la realización del documental interactivo digital, que permite sumergirse virtualmente en el espacio del centro clandestino, recorrerlo y conocer de primera mano las experiencias de quienes estuvieron secuestrados allí y sobrevivieron según informaron desde la Universidad.

Coordinados por Virginia Vecchioli (en la UNGS) y por Martín Malamud, coordinador de Huella Digital, el equipo creó este dispositivo que, “a través de recursos de animación, el uso de fotografías y objetos de época y, fundamentalmente, del testimonio audiovisual de las víctimas inserto en distintos puntos del recorrido permite al usuario participar digitalmente de la realidad del campo clandestino, aprender y reflexionar sobre el rasgo más dramático de la historia argentina reciente”.

Se trata de un dispositivo trasmedia que fue presentado ayer en la UNGS, en una mesa integrada por Gabriela Diker, Virginia Vecchioli, Martín Malamud, Oscar Comba y Pablo Llonto. Y ya está disponible en la web de la Universidad y fue ofrecido para su uso en la causa judicial.

Para su reconstrucción virtual, brindaron su testimonio los ex detenidos desaparecidos Iris Avellaneda, Oscar Comba, Gregorio Díaz, Griselda Fernández y Héctor Ratto, y también se incorporaron fragmentos de grabaciones existentes de los testimonios de Cacho Scarpati.

También denominado “Lugar de Reunión de Detenidos” o “Los Tordos” estuvo en funcionamiento desde comienzos de 1976 hasta fines de 1978. Se estima que por allí pasaron entre 2000 y 3500 personas y en otras el cálculo es un máximo de 5000.

“Se encontraba en una zona boscosa a la que se accedía por un camino de tierra, próximo de la Plaza de Tiro y una pista aérea del Batallón 601. Estaba integrado por nueve construcciones y tres quinchos, su centro era un edificio de ladrillo y mampostería donde estaban las salas de interrogación y tortura, las oficinas de los Grupos de Tareas y del jefe del Campo”, puede leerse en el recorrido virtual.

Un antiguo edificio de material y dos galpones de chapa funcionaron como ‘pabellones’ de detención. Los militares demolieron el lugar pero los sobrevivientes y la CONADEP lograron identificarlo en 1984. Mientras que el Equipo Argentino de Antropología Forense encontró los cimientos de las edificaciones en 2010.

El proyecto surgió en 2015, a 40 años del golpe cívico militar, y parte del presupuesto participativo de la Universidad se destinó a la construcción este dispositivo interactivo digital.

Como ocurrió con otros centros clandestinos, El campito fue demolido y de él hoy sólo restan sus cimientos. La maquinaria de exterminio implementada por la dictadura cívico-militar desapareció a muchos de los centros clandestinos en una tentativa de eliminar las pruebas, garantizar la impunidad de los represores y hacer inimaginable las experiencias de las víctimas que sobrevivieron al horror.

Aquí, el link para recorrer virtualmente El Campito: http://www.ungs.edu.ar/campomayo/campo-mayo.php

 

Dejar una respuesta