Mondelez: “disciplinamiento” e intento de intervención ilegal a la organización sindical

Mondelez: “disciplinamiento” e intento de intervención ilegal a la organización sindical

La multinacional le pidió al ministro de Trabajo Jorge Triaca que intervenga la comisión interna de la Planta Victoria, ubicada en San Fernando, y la acusó de "violenta". Los trabajadores de la fábrica denuncian un ataque a la organización.

Compartir
Foto: Izquierda Diario

La empresa Mondelez inició una denuncia contra la comisión interna de la Planta Victoria ante el Ministerio de Trabajo en noviembre del año pasado: la acusó de violenta y que atentaba contra el patrimonio y los gerentes de la fábrica. En el expediente, solicitó que el Estado intervenga el cuerpo de delegados y que le pida al Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), conducido por Rodolfo Daer, que “discipline” a la comisión de trabajadores. “Este pedido es a instancia de que Mondelez nos quiere atacar por el tipo de método que tenemos para organizarnos. Nosotros debatimos todo en asamblea y estamos lejos de ser una burocracia -explicó Gabriel Fernández, uno de los delegados de la planta, a El Argentino ZN. Y siguió- Además, somos nosotros los que diariamente vivimos situaciones violentas no sólo físicas, sino también laborales”. Ahora, los trabajadores se preparan para enfrentar una nueva audiencia con todas las partes -el ministerio, la patronal y el gremio- el 22 de marzo.

“El mismo Jorge Triaca que hace unos mese estuvo a punto de renunciar por el escándalo político que significó el haber nombrado a su empleada doméstica como delegada interventora del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), recibe ahora este pedido de la transnacional estadounidense Mondelez, ex Kraft Foods”, difundieron desde la comisión interna en un comunicado. Y agregaron: “Se trata de una ilegalidad absoluta ya que está fuera de la ley que el ministerio de Trabajo pueda llevar adelante este pedido de “intervenir” la comisión, hecho inédito en la historia de nuestro país, ya que hasta el momento no hay antecedentes de este tipo de pedido contra delegados de base”.

La planta de San Fernando de Mondelez es la fábrica encargada de producir el Mantecol, los chicles Beldent y los caramelos Halls. Sin embargo, desde el año pasado, las máquinas de la planta destinadas a la producción de los caramelos de menta pararon y la golosina se empezó a importar de México. “Hacía más de 35 años que se fabricaba acá. Cuando lo detuvieron, logramos que la maquinaria se quede en la planta. Por ahora seguimos haciendo los caramelos de miel”, comentó Fernández. Y señaló que aunque desde el STIA explican que estas decisiones son por políticas que toma el gobierno, ellos no van a dejar de dar pelea y exigir en las calles: “Por ahora no tuvimos despidos, pero quieren imponernos regímenes de trabajo, quitarnos descanso y muchas cuestiones que se habían perdido y hemos logrado recomponer”.

“Entendemos que lo que desean es avanzar sobre nosotros con un plan que va hacía algo más profundo: la flexibilización”, agregó Fernández. Y además, el delegado de base resaltó un dato por el cual -según él- la comisión interna y los trabajadores deben estar más unidos que nunca: se saben dentro de un arco opositor a Daer, titular del sindicato. Un ejemplo de la diferencia dentro del gremio es que la comisión interna sí participó de la marcha del 21 de febrero con una columna independiente; pero ese día, el STIA se negó a movilizarse contra los planes de ajuste y despidos del gobierno. “Juntamos firmas en la fábrica y conseguimos apoyo de políticos como el diputado del FPV Axel Kicillof y la legisladora de izquierda porteña del Frente de Izquierda Myriam Bregman. Un compañero de la comisión interna fue a una de las audiencias de los juicios por delitos de lesa humanidad en la Ford de zona norte y también encontró apoyo allí”, dijo Fernández. Los trabajadores de la planta expresaron que “la unidad se tiene que dar con todos los sectores”, y por eso estuvieron presentes también en las jornadas de lucha de los trabajadores del Hospital Posadas, de Pepsico y apoyaron el reclamo de los mineros de Río Turbio.

“La comisión interna y los trabajadores de la Planta Victoria están impulsando una campaña para frenar este grave ataque antisindical que puede ser tomado como ejemplo por los empresarios para disciplinar a los delegados y dejar pasar los ajustes, despidos y flexibilizaciones, que hasta ahora no han podido aplicar con la congelada reforma laboral”, cierra el comunicado. Y en esa línea, mientras pensaba también en la solidaridad con sus compañeros, Fernández concluyó: “Nuestra idea es movilizarnos el 22 de este mes para que se cierre el expediente. No queremos que se siente un precedente que pueda perjudicar al interés colectivo de los trabajadores”.

Dejar una respuesta