Tres años de misterio: qué pasó con Damián Stefanini

Tres años de misterio: qué pasó con Damián Stefanini

El 17 de octubre de 2014, el financista Stefanini salió de su casa en el country Marinas del Sol de San Fernando rumbo a la casa de su contador, en la localidad de Florida. Fue la última vez que lo vieron. Tres años después, tanto el homicidio como la huída voluntaria continúan siendo hipótesis abiertas. Un auto de alta gama abandonado, un sospechoso depósito en una cuenta de Nisman y un caso lleno de misterio.

Compartir

Homicidio y desaparición o huída voluntaria. Las dos hipótesis continúan siendo materia de investigación en la causa que se abrió el 17 de octubre de 2014, hace exactamente tres años, cuando fue visto por última vez el financista Damián Stefanini, tras salir de su casa en un country de San Fernando.

Recién en enero de este año, más de dos años después de su desaparición, la Justicia comenzó a analizar 3.5 millones de llamadas telefónicas a raíz de un posible seguimiento al empresario en los días previos. La investigación la lleva a cabo el fiscal federal de San Isidro, Fernando Domínguez, con la colaboración de la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP), dependiente del Ministerio Público Fiscal.

En tanto, en los últimos seis meses hubo gestiones oficiales ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos, reuniones en Washington con estricto bajo perfil y la apertura de un trámite judicial en el estado de California en el marco de la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman, con implicancias en el caso Stefanini. Cabe recordar que Stefanini realizó un depósito de 150 mil dólares en una cuenta bancaria atribuida a Nisman en Estados Unidos y por la cual la madre de éste, su hermana y el empleado Diego Lagomarsino son investigados por presunto lavado de dinero.

Así, según consignó Perfil, las autoridades antilavado de Washington ya informaron que la cuenta bancaria del fiscal “evidencia actividad sospechosa” y que recibió “transferencias sobre las que no pudo establecer el propósito comercial, por un total de US$ 666.690, entre el 13 de septiembre de 2012 y el 19 de agosto de 2014”. Entre esa actividad sospechosa figura el nombre de Stefanini, desaparecido tres meses antes de la muerte del funcionario judicial.

Tres años atrás, Stefanini salió de su casa en el country Marinas del Sol en San Fernando rumbo a la casa de su contador, en la localidad de Florida. Por entonces estaba casado y tenía una hija de seis meses. Fue la última vez que lo vieron y su ausencia repentina dio inicio a una causa que incluyó una marcha organizada por su mujer en Florida, testigos falsos, llamados extorsivos, un auto de alta gama a su nombre abandonado en Corrientes y un depósito bancario en una cuenta de Nisman. También, mucho silencio.

Dejar una respuesta