Las irregularidades de la empresa constructora de countries que inundan barrios enteros...

Las irregularidades de la empresa constructora de countries que inundan barrios enteros de Pilar

Los vecinos de la localidad de Zelaya, afectados fuertemente por las inundaciones del 10 de septiembre, denuncian que la firma EIDICO no cumplió con ninguna de las normativas municipales y que tiene una deuda millonaria. El impacto ambiental y los canales mal hechos que depositan el agua de lluvia en las casas linderas.

Compartir

Hace menos de un mes, vecinos de Zelaya, en Pilar, denunciaron por las redes sociales que sus casas fueron completamente inundadas por el desagüe del complejo de barrios privados Pilar del Este, de la empresa EIDICO, cuyas construcciones no paran de avanzar.

La preocupación por el avance del agua y de la construcción creciente de barrios privados los llevó a organizarse. Y, tras las reiteradas denuncias de irregularidades en la construcción, cuyos permisos a su vez no eran exhibidos por la empresa constructora que sigue levantando casas, lograron que finalmente dieran a conocer el número de los expedientes que -en teoría- autorizaron las construcciones en la zona.

“Debido a diversas inundaciones sufridas por varios de los vecinos de Zelaya (…) decidimos saber el estado de las obras que nos están inundando. Particularmente, en casas del Este, un predio de 6 hectáreas, en los cuales, debido a la presión de los medios, apareció un cartel con los números de expedientes”, señalaron los habitantes de la zona en un comunicado de Vecinos Unidos de Zelaya. Para ello, rastrearon cada uno de los expedientes publicados y descubrieron numerosas irregularidades por parte de la empresa, entre ellas la falta de permisos provisorios de obra, estudio de impacto ambiental incompleto y hasta una deuda al municipio de más de cuatro millones de pesos por derechos de construcción. Irregularidades que, según denuncian, el municipio no controló.

Entre los expedientes irregulares se encuentra el 5469/2014, correspondiente al “Plano de mesura y división” que, según la denuncia de los vecinos, fue aprobado el día 30 de agosto de 2016 por el municipio. “Este expediente incluye excepciones otorgadas para modificar la zonificación en las ordenanzas 10/85 y 22/97 – decretos convalidatorios provinciales 8736/86 – 3641/98, las cuales les permite construir sobre superficies de 375 metros cuadrados y permitiendo una densidad de habitantes de 150 habitantes por hectárea cuando la densidad permitida de la zona era de 40 habitantes por hectárea”.

Otro es, nada menos, que el estudio de impacto ambiental (expediente 2455/2015) y que los vecinos aseguran que se encuentra incompleto. Sucede que no incluye un “proyecto hídrico, un permiso de explotación del recurso hídrico subterráneo, un permiso de evacuación de afluentes líquidos cloacales solicitado a la autoridad Provincial de aplicación de la planta de tratamiento ubicada en el barrio Los Jazmines y detalles de forestación del medio”. Pero, según denunciaron, “no cumple con el decreto 2294/11 el cual entre otras cosas, permite al municipio sancionar a la empresa por obra nueva, suspender permisos otorgados de obras, y clausurar de forma definitiva la obra”. Y agregaron que, además, “este decreto obliga a la empresa constructora un proyecto hidráulico y la correspondiente obra civil y/o electromecánica del mismo. Obra que no se hizo, y proyecto que no fue presentado”.

Según la denuncia, “la empresa EIDICO se notificó de estos faltantes el día 25 de agosto 2015. Sin embargo en diciembre del mismo año comenzaron las obras. Hasta la fecha, no hubo ningún movimiento del expediente, motivo por el cual no tiene declaratoria. Sin esta declaratoria, en teoría, el barrio no puede avanzar ni hacer ningún tipo de obra, a no ser que tenga excepciones”.

“Fuimos entonces a revisar el expediente 15220/2014, que es el Plano de obras particulares, para corroborar si tienen permiso de construcción de las viviendas” que, según destacan, en pocos meses ya se están finalizando. “Dicho expediente está observado y no tiene permiso provisorio de obra, sin el cual no pueden construir absolutamente nada”, añade el comunicado de los vecinos. Y agrega que, por si todo esto fuera poco, “no se pagaron los derechos de construcción, por lo cual tienen una deuda con el municipio de $4.076.971,32”.

“Nosotros como vecinos nos preguntamos… si el intendente pasó por la puerta del barrio al menos ocho veces, donde hay 300 casas construidas… ¿nunca vio ese barrio? ¿Cómo puede ser que una empresa tan grande en tantas hectáreas haga un barrio entero sin ningún tipo de control por parte del municipio?”, señalaron.

Y concluyeron: “Nosotros como vecinos pudimos en poco tiempo acceder a la información… ¿cómo puede ser que la gente del municipio no esté al tanto, y ya habiendo pasado más de veinte días que el caso se hizo público, todavía la obra no este clausurada? Nosotros informamos en el municipio en cada una de las secretarias (por si a algún funcionario se le pasó por alto estos expedientes), pero solo nos propusieron diálogos hídricos con la empresa. Hablamos personalmente con el intendente Nicolás Ducote quien nos respondió que no pueden clausurar a EIDICO porque sacan la faja y siguen con la obra… Y que tenemos que seguir inundándonos hasta que puedan solucionarlo a largo plazo. Acá hay normativas que los funcionarios no están cumpliendo. Hay una empresa millonaria, que no solo debe plata al municipio, sino que está haciendo lo que quiere… ¿Hasta cuándo? Mientras tanto, nosotros los vecinos, somos los que estamos pagando un costo tan alto, inundándonos con las lluvias, corriendo riesgo la vida de nuestros hijos y adultos mayores, perdiendo bienes materiales, sin tener agua limpia para poder usar”.

Otras denuncias a EIDICO

La empresa desarrolladora de grandes complejos de barrios privados también fue denunciada en Tigre y Escobar, sobre todo por el avance y la persecución a organizaciones indígenas que protegen el sitio público y arqueológico de Punta Querandí. Los pocos vecinos por fuera de esas megaconstrucciones también padecen severas inundaciones y, además, quedaron totalmente rodeados y aislados porque también privartizaron la única calle perimetral de acceso.

Las inundaciones en barrios aledaños a los grandes barrios privados vienen siendo una constante que se va incrementando con los años. Es que los humedales son, por caso, los reservorios de las inundaciones. Si se destruyen provoca efectos graves como las inundaciones sufridas en 2014 en varios barrios de Tigre, casualmente rodeados de countries construidos sobre humedales.

Dejar una respuesta