Domiciliaria a Patti: denuncian que el juez ignoró informes médicos para beneficiar...

Domiciliaria a Patti: denuncian que el juez ignoró informes médicos para beneficiar al genocida

El fiscal general de Rosario aseguró que el ex jefe comunal de Escobar, dos veces condenado a perpetua, actuó con "un alto grado de simulación" para logar que el juez federal de Rosario Omar Paulucci le concediera el beneficio de la prisión domiciliaria, que cumplirá en un country del distrito que gobernó.

Compartir

El fiscal general de Rosario a cargo de las causas por delitos de lesa humanidad, Adolfo Villatte, criticó que el ex comisario y ex intendente de Escobar, Luis Abelardo Patti, condenado dos veces a prisión perpetua por crímenes cometidos durante la última dictadura, haya sido beneficiado con el arresto domiciliario. Según Villatte, el represor “se encontraba en condiciones de cumplir su detención en un establecimiento carcelario”, en base a la información aportada por peritos médicos que el juez ignoró.

“No había motivos para que (Luis Abelardo) Patti cumpliera su condena en su domicilio. Los peritajes que aportamos a la causa y le entregamos al juez sostienen que se encontraba en buenos condiciones de salud”, dijo Villatte a la agencia Télam. El funcionario judicial aseguró que el ex jefe comunal de Escobar actuó con “un alto grado de simulación” para logar que el juez federal de Rosario Omar Paulucci le concediera el beneficio de la prisión domiciliaria.

“Aportamos en la causa un hecho denunciado por un recluso que estaba internado en el Hospital Penitenciario de Ezeiza, y que resultó golpeado y amenazado por Patti porque se negaba a apagar un cigarrillo. Es un dato más que prueba el buen estado de salud en el que se encontraba el acusado”, explicó Villate.

Además, el fiscal general recordó a través de un comunicado que el 7 de diciembre de 2016 especialistas e integrantes del Cuerpo Médico Forense (un neurólogo y un médico forense) examinaron a Patti y determinaron que podía “seguir cumpliendo su condena en el establecimiento carcelario en el que estaba alojado, siempre que se garantice su atención médica necesaria, con controles evolutivos periódicos”.

El 27 de diciembre de 2016, en tanto, el director de Sanidad del Servicio Penitenciario Federal, Raúl José Yacob, señaló que “desde su ingreso no se han informado a esta Dirección complicaciones graves habiendo recibido la asistencia requerida a su estado de salud en relación a los controles y consultas médicas, exámenes complementarios y rehabilitación”. Así, hasta diciembre del año pasado Patti estaba bien y no había tenido problemas serios de salud, tal como afirmaban médicos y autoridades penitenciarias.

El 6 de junio de 2017 una segunda junta médica oficial afirmó que Patti se encontraba “hemodinámicamente compensado, sin cambios clínicos con respecto a anteriores evaluaciones efectuadas; no se observaron cambios en su condición física que indiquen un desmejoramiento de su estado general que contraindique su permanencia en el Hospital Penitenciario Central (HPC)”.

Pese a estos antecedentes, el 4 de julio de este año el juez Paulluci llevó adelante una audiencia en el hospital penitenciario y “llamativamente convocó al médico Forense del Gabinete Legal de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario, José Roberto Settecasi”.

Fiscalía interpuso un pedido de nulidad ante la sospecha de que se buscaba “dejar sin efecto de manera encubierta los sendos informes realizados en junta médica por los profesionales del Cuerpo Médico Forense junto con los peritos de parte que concurrieron a ambos exámenes realizados a Patti”.

“Dicha nulidad fue rechazada por el juez de ejecución, realizándose la medida cuestionada”, dice el texto y añade que al fiscal Villate y su equipo no se les permitió la participación en ese análisis.

Esa “medida devino en un informe deficiente e inexacto realizado por Settecasi presentado recién en fecha 19 de septiembre de este año –y del cual no se dio noticia a la Fiscalía-, mediante el cual sólo se limita a transcribir lo que le manifestó el condenado, sin constatar ni realizar examen alguno, luego de una entrevista que no duró más de 30 minutos”.

“En síntesis –concluye el comunicado-, el juez de ejecución Omar Paulucci omitió considerar elementos de juicio determinantes para resolver en torno a la real situación de salud del imputado, valiéndose únicamente de aquellos que avalan una situación de salud que no es real, y que por ser simulada no condiciona en realidad su permanencia en un centro de detención, lo que constituye a criterio del MPF una valoración sesgada del cúmulo de pruebas”, cierra Villate.

El juez Paulucci, miembro del Tribunal Oral Federal Número 2 de Rosario, resolvió el viernes pasado otorgar la prisión domiciliaria a Patti, que será cumplida en el barrio privado “Septiembre Country Club”, en Escobar. Villatte adelantó que apelará la medida a la Cámara de Casación Penal para que Patti, condenado a dos cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad, vuelva a cumplir su condena en una cárcel común.

Dejar una respuesta