Testigo: “Es un desafío mostrar nuestra música por todo el país”

Testigo: “Es un desafío mostrar nuestra música por todo el país”

El trío cordobés llega a San Martín como parte de la gira de "Maquinal", el disco con el que buscan expandir las fronteras.

Compartir

Que en Córdoba se rockea, no es ninguna novedad. Con más de 15 años de Cosquín Rock a cuestas, la provincia mediterránea fue gestando una escena propia en la que empieza a asomar Testigo, un trío de influencias del pop británico y con un adn de rock nacional latente que se despertó definitivamente en “Maquinal”, su segundo disco, producido por el ex Árbol Edu Schmidt y editado por Sony Music.

Luego de participar del adelanto del Córdoba Rockea en Makena, otra muestra más del crecimiento del género en la docta, el grupo se presenta hoy a las 20 en Adona Bar –Av. Presidente Perón 3309, San Martín-, como parte de una minigira que los llevará el viernes a Ramos Mejía y el sábado al Niceto de Palermo y que proyecta seguir recorriendo las rutas argentinas en lo que queda del año. “Es un desafío mostrar nuestra música por todo el país y una aventura buscar que el público nos reconozca en Capital y Gran Buenos Aires”, cuenta a El Argentino ZN Pablo Montoya, cantante y guitarrista del trío que completan Benjamín Ledesma en batería y Marcelo Matos en bajo.

-¿Se está moviendo la escena rockera de Córdoba?

-Córdoba es una ciudad universitaria, hay gente de muchas provincias y hay un público orientado a una gran oferta cultural más allá del cuarteto. En estos últimos años surgieron bandas que dieron mucho que hablar, con Eruca Sativa a la cabeza, Francisca y los Exploradores, y eso nos llevó al resto de los grupos trabajar un poco más en serio y eso levantó más el nivel, algo que hacía tiempo no pasaba.

-¿Cómo llegan a Edu Schmidt? ¿Buscaban ese oído cancionero?

-En la fiesta de una radio en Córdoba, conocimos a Los Tekis, y ellos nos aconsejaron buscar un productor que haya trabajado con Gustavo Santaolalla. Ahí aparece el nombre de Edu, que había trabajado con él en la época de Árbol. Le mostramos nuestras canciones, se copó en el proyecto y arrancamos. Hacíamos la producción vía Internet y nos conocimos recién en el estudio, cuando vinimos a grabar. Buscamos un disco cancionero y trabajar con él fue una gran aventura y un aprendizaje constante.

-¿El rock nacional estaba adentro de la banda o hubo que salir a buscarlo?

-Para armar “Maquinal”, Edu nos pidió mínimo 20 canciones, estuvimos un mes laburando a full con eso. No nos limitamos a marcar un estilo sino a buscar la canción, y que sea la propia canción la que nos vaya llevando por cada camino.

-¿Estaban acostumbrados al ejercicio de componer en masa?

-Siempre hay canciones guardadas por ahí, pero que te digan que en un mes tenés que tener 20 fue una exigencia superior, pero muy interesante y que nos subió la vara, que era lo que siempre buscamos.

-Venían de diferentes bandas y forman Testigo en 2012. ¿Se encara distinto una banda nueva cuando se trae una historia previa?

-Lo que nos pasó fue ponernos de acuerdo para hacer algo más serio y trabajar de manera profesional. Se fueron dando las cosas y, por ejemplo, ahora estamos haciendo la gira de un disco, algo que nunca hubiéramos pensado. Gracias a Edu se nos abrieron las puertas de los sellos, Sony Music y distribución por Pop Art y eso le da un marco más formal, pero seguimos siendo independientes, con el apoyo de mucha gente que se va involucrando en este proyecto.

Dejar una respuesta