Tigre de luto: murió el Sapo Herschel, una gloria de los ’90

Tigre de luto: murió el Sapo Herschel, una gloria de los ’90

Surgido del club, Marcos Herschel jugó 134 partidos, logró dos ascensos y quedó para siempre en la memoria del pueblo matador. Tenía 45 años y luchaba contra una dura enfermedad.

Compartir
Foto: Prensa CAT

Gambeta endiablada, melena rubia y la casaca azul y roja con el número diez en la espalda. Marcos Martín Herschel, el “Sapo” para el mundo del fútbol, fue un emblema del Tigre de los ’90, que transitó el duro camino del ascenso, sentando las bases para el presente que lo tiene hace diez años en primera. En 134 partidos en el club, Herschel anotó 13 goles, y logró dos ascenso, ambos contra Argentino de Rosario. Luego de pelear contra una enfermedad, la cuenta oficial de twitter del Matador difundió la noticia de su fallecimiento y los hinchas del Matador llenaron las redes sociales, entre la tristeza y la emoción.

Oriundo de Pablo Nogués, llegó de joven a Victoria donde realizo las inferiores hasta llegar a principios de los noventa. Integró el campeón del Clausura 1994 y fue pieza fundamental del equipo que logró el ascenso en el desempate del reducido de 1995, en la recordada final contra Argentino de Rosario. Con la dirección técnica de Juan Carlos “el Nene” Kerle, integraban ese plantel futbolistas como Daniel Cirrincione, Maximiliano Pizzarulli, Mauricio Di Benedetto, Sebastián Carrizo y Sergio Mettini. El propio “Bocha” fue uno de los tantos que lo recordó en las redes sociales.

Junto a Metini y Di Benedetto, también formó parte del equipo que logró el ascenso en 1998. Bajo la dirección técnica de Alberto Pascutti, integró el plantel en el que se destacaron Ezequiel Maggiolo, Juan Carlos Kopriva, Víctor Hugo Delgado y Alejandro Baigorria y Maximiliano Blanco. Luego de un frustrado pase a China, dejó de jugar a los 26 años y se retiró del ambiente del fútbol. Ayer, se conoció la peor noticia para todos los simpatizantes del Matador, que recordarán para siempre sus goles, sus gambetas y su picardía.

Dejar una respuesta