Liberan a cuatro de los cinco detenidos por el femicidio de Araceli...

Liberan a cuatro de los cinco detenidos por el femicidio de Araceli Fulles

Lo decidió esta tarde la Cámara de Apelaciones de San Martín. De esta manera, el único que continuará detenido es Darío Badaracco, el principal sospechoso del asesinato. El padre de la joven cuestionó la decisión: "es inentendible lo que pasó".

Compartir

La Cámara de Apelaciones de San Martín dispuso dejar en libertad a cuatro de los cinco detenidos por el femicidio de Araceli Fulles, la joven asesinada en Loma Hermosa, partido de San Martín, en abril de este año. Luego de esta decisión, y en un hecho que supo tener ocho detenidos, el único que continuará en prisión es Darío Gastón Badaracco, el principal sospechoso del asesinato, ya que fue en el fondo de su vivienda donde fue encontrado el cuerpo de la joven.

Araceli fue vista por última vez el pasado 2 de abril. Luego de 25 días de búsqueda, su cuerpo fue encontrado por perros rastreadores en el fondo de una vivienda de José León Suárez, donde vive la madre de Badaracco. El lugar había sido requisado previamente por las fuerzas de seguridad, sin resultados y el propio Badaracco había declarado ante la fiscal en tres oportunidades. Luego de estar unas horas prófugo, el sospechoso fue detenido gracias a la denuncia de una mujer que lo vio deambulando cerca de la villa 1-11-14, en el barrio porteño de Flores.

El padre de Araceli, Ricardo Fulles, cuestionó la decisión del tribunal. “Los que estaban detenidos era porque habían estado en la organización del asesinato de mi hija” cuestionó el hombre y apuntó contra las fuerzas de seguridad. “Con la corrupción que tenemos dentro de la policía y el poder judicial de San Martin, esto (el homicidio) se va a tapar siempre”, indicó en declaraciones a C5N. Para el padre de Araceli, la fiscalía a cargo de la causa “no investigó bien” lo que sucedió durante las últimas horas con vida de su hija. “A mi hija la quisieron violar entre todos, se resistió y la mataron”, agregó.

Según Ricardo Fulles, Carlos Damián Alberto Cassalz, el dueño del corralón donde trabajaba Badaracco, fue a amenazar a uno de los testigos de la causa pocas horas después de salir de la cárcel. “El testigo tiene miedo y ahora está custodiado. Es inentendible lo que pasó”, señaló. Además del dueño del corralón, los otros tres hombres que quedaron en libertad son Hernán Badaracco, el hermano de Darío, y Marcelo Escobedo y Hugo Cabañas, quienes también trabajaban en el corralón.

 

 

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta