Masacre de la Cárcova: 15 años y medio de cárcel para el...

Masacre de la Cárcova: 15 años y medio de cárcel para el policía Gustavo Vega

El oficial fue condenado por tentativa de homicidio contra Joaquín Romero, uno de los sobrevivientes de la matanza ocurrida en febrero de 2011 en José León Suárez. La situación de Gustavo Rey, el otro imputado, quien fue absuelto por el tribunal y por quien se espera una nueva fecha de juicio.

Compartir

Las víctimas de la Masacre de Cárcova empezaron a vislumbrar algo de Justicia. Hoy el TOC 4 decidió condenar a 15 años y 6 meses al entonces policía bonaerense Gustavo Vega, por la tentativa de homicidio contra Joaquín Romero, durante la represión a los vecinos que se acercaron a un tren de carga que había descarrilado. En el hecho fueron asesinados sus amigos Mauricio Ramos (16) y Franco Almirón (17).

Por los homicidios fue acusado el policía Gustavo Rey, a quien el TOC 2 absolvió por el beneficio de la duda tras el juicio oral, en marzo de 2014. La Sala I de la Cámara de Casación Bonaerense ordenó en 2015 dar lugar a la apelación de la fiscalía, dejó sin efecto a la absolución y ordenó que se haga un nuevo juicio, del que todavía no hay noticias.

Por su parte, el ex instructor de tiro Gustavo Vega había sido condenado a siete años, ya que los jueces Gustavo Garibaldi, Mónica Carreira y María del Carmen Castro no aplicaron los agravantes correspondientes por ser un funcionario público. Tras la audiencia con todas las partes que se celebró el miércoles pasado, hoy se supo que el TOC 4 resolvió condenar a Vega a 15 años y 6 meses.

El 3 de febrero de 2011 un tren cargado con autopartes y alimentos descarriló cerca del barrio la Cárcova, en José León Suarez. Joaquín Romero, Franco “El Gordo” Almirón y Mauricio “El Pela” Ramos se acercaron a ver qué pasaba, como tantos otros vecinos del barrio. De repente, vio a Vega asomarse desde atrás de unos pastos altos, “como si fuera una cacería” recordó en el juicio. -¡Corré!- le gritó Vega, y cuando le hizo caso le disparó por la espalda. Sintió el ardor. Los mismos vecinos lo trasladaron al hospital, y su recuperación nunca fue total. Tardaron semanas en confesarle que Mauricio “el Pela” Ramos y Franco “el Gordo” Almirón había perdido la vida.

El sobreviviente. Joaquín (25) junto su mujer, Karen, y sus dos hijos.

En febrero pasado, al cumplirse seis años de la masacre, se realizó una nueva marcha exigiendo justicia. Al frente del reclamo iba Joaquín con su compañera Karen, su hijo de cinco años y su beba de un año y medio. “Me acuerdo de todo como si hubiese sido ayer, fue re feo lo que pasó. Ya pasaron seis años y seguimos acá esperando que se haga justicia”, contaba a El Argentino ZN con las pocas palabras que le salían. Después del fallo de hoy, parte de esa justicia está más cerca, y el próximo objetivo es la condena del policía Gustavo Rey.

El nuevo juicio que debe realizarse, las autoridades del Departamento Judicial de San Martín deben profundizar la investigación para dar cuenta de la responsabilidad de los superiores jerárquicos de los policías Vega y Rey, por la planificación y la ejecución del operativo violento, así como por el intento de encubrimiento posterior que intentó justificar lo ocurrido. Los jefes del operativo que se hizo allí y que terminó con las dos muertes y el herido grave fueron el comisario el comisario Víctor Hugo Uhalde y los oficiales Amílcar Esteban Pino y Carlos Amado Silva.

La represión policial del 3 de febrero de 2011 comenzó una hora después del descarrilamiento del tren de carga. Se hicieron centenares de disparos contra los vecinos que se habían congregado sobre una calle paralela a las vías del ferrocarril Mitre. Los tres jóvenes habían salido de sus casas, en bicicleta, para buscar elementos reciclables para vender en el cercano predio de la Ceamse, sobre el Camino del Buen Ayre.

El diputado nacional Leonardo Grosso se manifestó sobre la decisión del tribunal. “Desde el Movimiento Evita sabemos que la condena a Vega fue un logro de la lucha y la organización popular, con acompañamiento del CELS y de la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional. Es una conquista que nos llena de fuerzas y esperanzas para seguir exigiendo que Rey sea condenado de un modo ejemplar, para que los y las jóvenes de nuestros barrios puedan sentirse -y estar- seguros”, expresó el legislador.

Dejar una respuesta