Una trama de amenazas, abusos, fuego y denuncias desoídas en un rincón...

Una trama de amenazas, abusos, fuego y denuncias desoídas en un rincón del Delta de Tigre

Un grupo de vecinos de Arroyo Otamendi y Sarmiento lleva largo tiempo denunciando una seguidilla de robos, hechos violentos y abuso infantil. Apuntan a otros vecinos de la zona, instalados en un asentamiento precario. Tras las denuncias comenzaron las amenazas: en los últimos días, la casa de una de las denunciantes fue consumida por el fuego, tal como le habían advertido. Quejas contra la inacción judicial y reclamos de intervención municipal y provincial, ante un caso de vulnerabilidad social extrema.

Compartir
A Laura la amenazaron con quemarle la casa. Lo hicieron.

Laura se quedó sin casa. Su vivienda, en Arroyo Otamendi y Sarmiento, en pleno Delta de Tigre, fue consumida por el fuego. Por el incendio, presuntamente intencional, ya hay un detenido: fue apresado el miércoles en Paraná de las Palmas. Pero no se trató de un hecho aislado. Las llamas en la casa de Laura echaron luz sobre una trama de amenazas, abusos, robos y denuncias desoídas en ese rincón isleño. Los vecinos apuntan a un asentamiento ocupado hace larga data en la zona, advierten sobre los maltratos a mujeres y niños que habitan allí y cuestionan la inacción de la fiscalía de Rincón de Milberg y la complicidad policial.

La identidad completa de Laura se mantiene en reserva por precaución. Ella y su pareja tuvieron que buscar asilo en casas de amigos, tras el incendio durante el atardecer del primero de septiembre. En diálogo con El Argentino ZN su abogado, Bruno Baretto, explicó que “en el asentamiento de vecinos que ocupan terrenos en Otamendi y Sarmiento se vienen produciendo hechos de violencia y delictivos desde hace larga data. Pero cobra más gravedad a raíz de que empiezan a amenazar a los vecinos, y a una de ellas la lesionan, la golpean, la amenazan con quemarle la casa y ante la inacción del Ministerio Público Fiscal finalmente le queman la casa. Ella era una de las que había denunciado y en lugar de recibir protección recibió desatención y le quemaron la casa”. Y agregó que “está denunciado en fiscalía general de San Isidro el incumplimiento del fiscal de la zona”.

Ante este panorama, el miércoles último se reunieron representantes del área de Niñez de la Defensoría del Pueblo con el abogado, los vecinos denunciantes y el concejal opositor Federico Ugo. La intervención de Niñez se debió a que, según relató Baretto, los denunciados “no sólo son violentos con vecinos sino con sus mujeres e hijos. Hay casos de abuso, los des-escolarizan. Hay expedientes en el Municipio y tiene intervención Niñez de la defensoría de la Provincia”. En el encuentro se apuntó a buscar no sólo una solución a corto plazo –la cuestión penal y la respuesta habitacional tras el fuego en casa de Laura- sino también medidas a mediano y largo plazo, que garanticen la contención social.

“Vamos a pedir una reunión con Provincia y el Municipio. Que el agente territorial cambie, porque evidentemente no funcionó, y que haya visitas periódicas tanto al asentamiento como a la escuela. (A los chicos) no los mandan a estudiar, no están vacunados, los alcoholizan. Es una situación de extrema vulnerabilidad”, planteó el letrado, en relación a los niños y niñas que viven en el asentamiento, donde se calcula que hay cinco familias, todas numerosas. “El Municipio no pone seguridad, iluminación, cámaras, es tierra de nadie. La zona requiere de más atención. Vamos a pedir botones anti-pánico para vecinos amenazados y consigna policial”, anticipó.

“Varias veces fuimos a fiscalías acompañados de concejales opositores y nos encontramos las actas mal redactadas y no sabemos quién las modifica, seguro que es para mantener el prestigio de que Tigre es seguro, porque hay delincuentes mayores reincidentes que no tienen antecedentes penales pese a las denuncias”, advirtió una de las personas afectadas, también preservando su identidad. Y añadió: “Estamos hartos de la complicidad de la Policía, hay audios, fotos, pruebas y acusaciones cruzadas entre policías y delincuentes”.

Por su parte, el concejal Ugo –y candidato por el espacio Cumplir- resaltó que “lo más preocupante es que esta situación se viene dando hace varios meses. Los vecinos vienen avisando, han hecho las denuncias, avisaron al Municipio, a la Defensoría del Pueblo, en el Centro de Protección a la Víctima. Pero cada vez se está haciendo más grave, a pesar de que los vecinos alertaron a las autoridades”. Tras la reunión con las partes, destacó “que hayamos logrado que el fiscal – Mariano Magaz- empiece a moverse como corresponde y a hacerse cargo de las denuncias. Porque si no esto va a pasar a mayores”.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta