¿Un caso Tejerina en San Isidro?

¿Un caso Tejerina en San Isidro?

Una joven de 18 años, que escondió su embarazo durante siete meses, parió a escondidas en el baño de un departamento de Boulogne y luego tiró a la beba por el ventiluz. La versión policial se replicó rápido por todos los medios, pero no se indagó sobre el caso específico de la joven, ni sobre las versiones que indican que fue víctima de un abuso. La discusión sobre el aborto legal y el protocolo de aborto no punible que hace un año fue vetado por la gobernadora Vidal.

Compartir

La versión policial sólo habla de una joven madre de Boulogne que dio luz en el baño, que tiró a su bebé sietemesina por el ventiluz desde el cuarto piso y que fue detenida por “homicidio calificado por el vínculo”. Y la noticia se replicó fuerte por los medios de comunicación, con datos del nombre de la joven de 18 años, pero sin mayores datos del caso.

Lo cierto es que todavía no hay datos certeros de qué pasó con esa joven en el baño de unos monoblocks del barrio Santa Rita, donde vive junto a su mamá y su padrastro. Ni se esperó a indagar la versión de algunos vecinos que aseguran que había sido abusada.

Hasta ahora sólo se sabe que la joven había ocultado el embarazo durante los siete meses de gestación diciendo que tenía un problema de tiroides. Que ayer por la tarde se encerró en el baño y parió sola, sin ayuda, ni asistencia. Y que luego tiró el bebé por el ventiluz y que una vecina de la planta baja lo encontró y llamó a la Policía. La beba fue trasladada al Hospital Materno Infantil de San Isidro, donde finalmente falleció.

“Nunca noté su embarazo, nadie sabía que estaba embarazada, ni su familia”, contó a La Nación Mariano, un vecino que trabaja con chicos del barrio. Al parecer nunca se hizo un control ginecológico. Ayer, cuando se desencadenó todo, la madre le preguntaba de rodillas si realmente estaba embarazada. Mariano relató que enseguida la joven se quebró y confesó entre llantos: ´me salió algo y lo tiré porque no sabía qué era, no sé, no sé, no sé´. Había estado dos horas en el baño sola mientras paría a su hija, y cuando su padrastro le golpeó la puerta, la tiró por la ventana.

El caso pone sobre el tapete nuevamente la discusión sobre la importancia de instrumentar todos los mecanismos de contención para avanzar sobre el aborto punible, que contempla legalmente los casos de embarazos producto de violaciones, o cuando corre en riesgo la salud de la mujer. Sin embargo, y a pesar de que estos casos son legales, en la Provincia de Buenos Aires la gobernadora María Eugenia Vidal vetó hace un año la adhesión al protocolo para la atención de los abortos no punibles.

 

 

 

Dejar una respuesta