Compartir
Delfina se consagró con récord argentino. Foto: Mauro Alfieri/La Nación

En marzo de este año, Delfina Pignatiello se presentó un dilema. Sus buenas marcas en la etapa clasificatoria le permitían participar en el mundial de mayores que se desarrolló en Budapest en julio pasado. Pero la joven no quiso saltearse etapas. Con los pies sobre la tierra, optó por participar en la categoría juvenil y el tiempo le dio la razón. Ayer se consagró campeona mundial en Indianápolis, en la competencia de 800 metros libre, estableciendo una nueva plusmarca a nivel nacional y para el certamen.

La sanisidrense confirmó sus antecedentes y su favoritismo y clavó un tiempo de 8m25s22/100, con lo que dominó nítidamente la final. Con esta marca, hubiera terminado sexta en el Mundial de Budapest, por detrás de cuatro nadadoras de más de 20 años y de la china Bingjie Li, quien se consagró subcampeona con apenas 15 años. “Estoy muy contenta de ser la primera campeona de la historia para Argentina, estoy muy satisfecha con mi tiempo”, contó la flamante campeona en declaraciones reproducidas por la Federación Internacional de Natación.

Delfina heredó la pasión por el deporte gracias a su madre, instructora de natación y profesora de educación física, quien le inculcó además la importancia de no perder de vista los estudios. La adolescente cursa su último año en el Colegio Cardenal Spínola y desarrolla la rutina de entrenamientos a primera hora de la mañana y bien entrada la tarde, para poder asistir a la escuela, donde fue elegida abanderada. “Los profesores me ayudaron mucho con los exámenes, porque cuando tenía uno que coincidía con algún viaje, me lo postergaban. Y mis amigas siempre me recuerdan lo que hay que hacer en el colegio”, contaba en una entrevista al Diario Clarín.

 

Dejar una respuesta