Peligra un club donde entrenan y meriendan más de 120 chicos de...

Peligra un club donde entrenan y meriendan más de 120 chicos de Las Tunas

En el club Mosafi aprenden deportes y se alimentan alrededor de un centenar y medio de chicos y chicas, en una de las zonas más relegadas de Tigre. Pero un desalojo inminente podría ponerle fin. El Concejo Deliberante aprobó un proyecto para instar a la legislatura provincial a sancionar con urgencia la ley de expropiación que permita salvarlo.

Compartir
Fuente: revista Unión Web

Cerca de 150 chicos y chicas de Las Tunas –en Tigre- aprenden fútbol, patinaje y taekwondo en el club Mosafi, que funciona hace más de una década en un predio recuperado por la comunidad. Después de cada entrenamiento, el club muta en merendero para alimentar a ese centenar y medio de pibes, en una de las zonas más relegadas del distrito. Pero el Mosafi corre peligro: un desalojo inminente amenaza con ponerle fin. El Concejo Deliberante votó un proyecto para instar a la legislatura provincial a aprobar cuanto antes el proyecto de expropiación del terreno que permita que el club siga funcionando.

“El club es la segunda casa para todos nosotros. Vienen muchos chicos con problemas, a veces con mala disposición para entrenar. Acá se los contiene, tratamos de ayudarlos. Estar acá los saca de la calle: esa es nuestra meta”, resume Víctor Videla, actual presidente de la entidad. Comenzó a vincularse con el club hace ocho años, cuando su hijo empezó a tomar clases de fútbol. Después fue director técnico y hoy está en la dirigencia, lidiando con la sentencia de un desalojo que se concretaría en las próximas horas.

“Cuando nos hicimos cargo del club apareció el dueño legítimo con todos los papeles, la escritura, los impuestos pagos. El juicio se inició en 2012 y como nunca nadie se fue a presentar de las comisiones anteriores, la jueza lo tomó como en rebeldía. Cuando nos enteramos, ya era demasiado tarde –relata Videla a este medio- Ahora nos está corriendo cada vez más el tiempo. Estamos en el club todo el día y dormimos ahí, comemos ahí. Queremos quedarnos en el predio, que hace más de 20 años que funciona”. En el lugar se instaló primero una canchita de fútbol y luego tomó forma el club.

La única chance que tiene el Mosafi para sobrevivir es que la legislatura provincial apruebe un proyecto de expropiación, que implicaría que el Estado abone al dueño lo que le corresponde por el predio, para que el club pueda seguir funcionando allí. El proyecto fue presentado por Micaela Ferraro, del Frente Renovador, pero lleva largo tiempo en espera. Recientemente obtuvo media sanción en el Senado y aún está pendiente la aprobación en Diputados.

A nivel local, el Concejo Deliberante aprobó por consenso un decreto –tras la presentación de proyectos de distintos espacios en el mismo sentido- para plantear a la legislatura provincial y a la gobernadora, María Eugenia Vidal, la urgencia de que se apruebe rápidamente el proyecto, como única vía posible para evitar el desalojo que ya tiene sentencia. El concejal y candidato por el espacio Cumplir Federico Ugo fue uno de los que presentó proyectos en defensa del Mosafi, donde estuvo esta semana en compañía de Milagros Santillán –también candidata- para expresar su solidaridad a la comunidad del club.

“Lo que más nos preocupa es que un club que tiene más de 20 años esté en esta situación. Eso demuestra que no hay una política municipal para el desarrollo de los clubes en Tigre. Si existiera, estoy seguro que ningún club correría los riesgos que hoy corre Mosafi”, planteó Ugo, en diálogo con El Argentino ZN. Y agregó: “Hay un déficit del Municipio y nuestra intensión es trabajar para que los clubes como este, que desarrollan un trabajo que tiene que ver con la contención de los pibes en los barrios populares, estén acompañados por el Estado y no queden a la buena de Dios ante este tipo de situaciones”.

Dejar una respuesta