Compartir

La foto los muestra sonrientes, en un diálogo ameno, como si se conocieran de toda la vida o como si se reconocieran el uno en el otro de inmediato. Ricardo Iorio, el emblema del heavy nacional y líder de V8, Hermética y Almafuerte, y el referente nazi en Argentina, Alejandro Biondini, compartieron un encuentro en Luján en el marco de un nuevo aniversario de la muerte de José de San Martín. La noticia se disparó en las redes, generando diferentes sensaciones, inclusive la sorpresa, que a esta altura no debería ser tal. Como si nada pasara, esta noche el polémico músico se presentará nada menos que en el Complejo Pipa Tigre.

Las fotos fueron publicadas en el facebook oficial de Bandera Vecinal, el partido de ideología nazi que encabeza Biondini que cuenta con reconocimiento legal desde el año 2014 y, en las últimas PASO obtuvo 31.529 votos (0,35 por ciento) para Senador y 28.448 (el 0,32) para Diputados. Acompañando las imágenes, un texto definía la reunión como “el encuentro entre los dos referentes emblemáticos del Patriotismo”.

Según la publicación, fue el músico el que invitó a Biondini a compartir una charla que “se extendió a lo largo de varias horas, durante la cual ambos intercambiaron y coincidieron en apreciaciones sobre la actualidad política, social y cultural, así como respecto de las perspectivas y desafíos que deberá afrontar nuestro país”, y luego de la cual, Biondini felicitó a Iorio “por la extraordinaria e incansable labor que viene desarrollando en pos de la afirmación de los valores autóctonos y el nacionalismo cultural”.

No es la primera vez que Iorio expresa una opinión que lo coloca cercano al nazismo y sus referentes. En marzo de 2010 durante una entrevista con la Revista Rolling Stone pronunció una de sus frases más polémicas. “Es bueno que haya diversidad religiosa. Eso sí: si vos no sos judío, no me vengas a cantar el Hava nagila en la fiesta judía. Y si vos sos judío no me vengas a cantar el Himno”.

Al poco tiempo, Iorio se disculpó de sus dichos y argumentó haber sido mal interpretado. Pero al año siguiente, en el disco de Almafuerte “Piedra libre”, grabó la canción “Cumpliendo mi destino”, donde, sin nombrarlo, alude al carapintada Mohamed Alí Seineldín, a quien se le atribuyó la frase “Es más fácil encontrar un caballo verde que un judío honesto”. Y aunque el militar negó haber pronunciado ese dicho, Iorio lo reinvindica, cuando canta: “Guardo de un hombre grande, guerrero nacional que hoy tienen preso. Puede haber caballo verde más no uno de ellos honesto. Y en ésta, mi canción, lo manifiesto”.

En junio pasado, en declaraciones a la FM Rock & Pop, Iorio arremetió contra los desparecidos a quienes definió como “un puñado de indemnizados”, pese a haber participado en 2001 de “30.000 gritos”, el álbum inspirado en poemas escritos por desaparecidos. Además, ante la consulta periodística dijo preferir a Aldo Rico que a Victoria Donda.

A lo largo de estos años, sus opiniones lo encontraron atacando al Che Guevara, a los inmigrantes, a los pibes chorros, a colegas del reggae y la cumbia, a Joaquín Sabina y a Silvio Rodríguez. Sus apariciones en el programa de Beto Casella lo sacaron del ghetto metalero y lo trasladaron al living familiar, confundiendo los límites entre la persona y el personaje. Las imágenes elocuentes de ayer deberían disipar todas las dudas y dejar en claro cuál es la ideología de Ricardo Iorio, más allá de un eventual arrepentimiento que tal vez suceda esta noche durante su actuación en Tigre.

 

Dejar una respuesta