Tigre: dos femicidios, un bebé que no aparece y los videos que...

Tigre: dos femicidios, un bebé que no aparece y los videos que el Municipio borró

Hoy se cumplen dos meses del asesinato de Luna Marianella Ortiz en Benavidez y un mes de la aparición del cuerpo de Georgina Díaz en el Delta. Su pequeño hijo Thiago, de un año y nueve meses, sigue sin aparecer y ya dejó de ser noticia. El grito desesperado de dos familias y una marcha para pedir que se preserven las filmaciones de las cámaras de seguridad, símbolo del massismo en el distrito.

Compartir

A dos meses del femicidio de Luna Marianella Ortiz, la joven de 19 años que había salido a buscar trabajo en Benavídez y nunca regresó, sus familiares y amigos unen su grito de Justicia con el de los allegados de Georgina Díaz, otra joven de 23 años que vivía en Rincón de Milberg y cuyo cuerpo apareció hace un mes en el Delta, luego de estar dos semanas desaparecida. Su pequeño hijo Thiago, de un año y nueve meses, sigue sin aparecer. Y reclaman, además, que cada vez que haya un femicidio, se preserven las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad del Municipio de Tigre. Sucede que, aunque se trata de un bastión que el massismo levanta como un logro de su gestión municipal en la lucha contra la inseguridad, en ambos casos las imágenes ya no están más, fueron borradas.

Así lo denunciaron ayer durante una marcha que realizaron en conjunto familiares y amigos de ambas jóvenes, en el que reclamaron además por la aparición de Thiago, el bebé que sigue sin aparecer desde el 19 de junio pasado, cuando salió con su mamá, Georgina. Dos semanas después el cuerpo de ella fue hallado con un tiro en la espalda en el Río Paraná de las Palmas. José Luis Núñez, el padrastro de la víctima, fue detenido y, aunque reconoció que mató a la joven, no aportó datos sobre el paradero del menor.

Luna tenía 19 años.

“Fuimos al Centro de Operaciones de Tigre (COT) y nos dijeron que las imágenes ya fueron borradas. Hay cámaras que fueron aportadas a la causa pero otras no. Hay un detenido por el femicidio de Luna, pero no se resguardó todo el material para poder recabar más información sobre el trayecto que hizo mi hija. Faltan testimonios, faltan declarar testigos, ¿cómo saben que no pueden surgir otras pistas de investigación?”, se quejó Facundo Ortiz, papá de Luna, en diálogo con El Argentino ZN. Y contó que hace un mes, cuando hicieron la primera marcha por el femicidio de su hija, el intendete Julio Zamora les había asegurado que las imágenes no iban a borrarse hasta cumplirse los 60 días. “Hoy (por ayer) volvimos con nuestra abogada al COT a pedir las imágenes que faltaban, pero ya las habían borrado”, agregó. Y destacó que el fiscal de la causa tiene en su poder las imágenes de Tigre Centro, donde se ve a su hija y al femicida, pero no están las cámaras de Benavidez donde la joven apareció muerta.

“Las investigaciones judiciales no duran dos meses, a veces duran años. Lo único que pedimos es que resguarden las cámaras que pagamos todos los vecinos para futuras investigaciones”, destacó Ortiz. Que también se refirió a la desaparición de Thiago, el bebé de Georgina. “Nadie lo está buscando. Nadie habla ya de su desaparición. Todos hablan de la avioneta que desapareció en San Fernando, pero de Thiago no sale nada en ningún lado”, agregó.

Georgina apareció asesinada. Thiago sigue desaparecido.

Sobre el caso de Georgina, Yesica Arroyo, vecina de la joven y militante del Frente de Mujeres del Movimiento Evita, cuestionó que durante la mediatización del caso el Municipio entregó a los medios televisivos las imágenes de la joven en la estación de Tigre, pero no las aportó a sus familiares. “La familia de Georgina todavía no tuvo acceso ni a la autopsia. Su abogada, que es una abogada de oficio porque no pueden pagar otra, ni siquiera tuvo acceso a la causa. Mientras tanto, nada se sabe de Thiago. Creemos que no lo están buscando. No se ve movimiento de Prefectura y ningún móvil tiene la foto del nene”, señaló.

La marcha en reclamo de Justicia por Georgina y Luna se realizó ayer por la tarde, desde la estación de Tigre hasta el Municipio. Se organizó rápidamente luego de que, por la mañana, un funcionario del COT les confirmara a los familiares de Luna que las imágenes de ese día ya habían sido borradas.

La muerte de Luna estuvo rodeada de interrogantes y marcada por el destrato que sufrió la familia de parte de las fuerzas de seguridad. Había salido de su casa el mediodía del viernes 2 de junio a buscar trabajo en una zapatería cerca de su casa, en Benavídez. Nunca más volvió y la última comunicación con su familia fue en la madrugada del sábado, con un mensaje de celular. Ese sábado 3, mientras una multitud gritaba “Ni una menos” en todo el país, tres móviles policiales se presentaron en la casa de los Ortiz. Trasladaron a los padres de la joven de 19 años a la Comisaría 4ª y el comisario les informó que su hija había fallecido, presuntamente por sobredosis. Marisa y Facundo Ortiz, los padres de la joven, reclamaban tener la posibilidad de identificar el cuerpo antes de la autopsia. Pero recién lograron verlo y confirmar que se trataba de Luna en la tarde del lunes, después de la autopsia, en la que se comprobó que además de haber sido asesinada, Luna también había sido víctima de violación.

El caso de Georgina, en tanto, se conoció casi un mes después. La joven había salido de su casa de Rincón el lunes 19 de junio junto a su bebé Thiago, a realizar unos trámites, y nunca más volvió. Sus familiares y amigos la buscaron intensamente hasta que su cuerpo apareció el 2 de julio en el río Paraná de las Palmas y arroyo La Horca, en el Delta de Tigre. Su padrastro, José Luis Núñez, fue detenido acusado del femicidio, mientras que el hijo de la víctima sigue sin aparecer.

Dejar una respuesta