Una semana de misterio: la principal hipótesis sobre desaparición de la avioneta

Una semana de misterio: la principal hipótesis sobre desaparición de la avioneta

Mientras crecen las críticas al operativo de búsqueda, sigue sin haber ningún dato de la aeronave que el lunes 24 partió del aeródromo de San Fernando rumbo a Formosa con tres personas a bordo. Qué dijo un funcionario de la ANAC, que descartó que la nave haya cambiado de dirección tras el último contacto.

Compartir
La avioneta desparecida en el Delta (Twitter)

A una semana de la desaparición misteriosa de la avioneta que partió desde San Fernando con tres personas abordo, y en medio de las críticas al operativo de búsqueda, la principal hipótesis de lo que le ocurrió es que tuvo “algún accidente”. Sin embargo, no descartan otras aristas de investigación.

Así lo manifestó esta mañana el titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Juan Pedro Irigoin, quien sostuvo que “no hay indicios” de que la aeronave haya “cambiado la dirección”, ya que “estaba cumpliendo el plan de vuelo”, informó DyN.

Consultado sobre las críticas que se hicieron respecto del protocolo de búsqueda del avión, entre ellos pilotos amigos de uno de los desaparecidos que hasta convocaron una búsqueda paralela por facebook, el funcionario respondió: “Ha habido motivo de investigaciones de cómo se activó el programa, pero desde que se activó hasta el día de hoy, el despliegue fue total y con un trabajo muy profesional”.

“La principal hipótesis es que hubo algún accidente, pero no es la única. Hasta poder conseguir pruebas de que esto ocurrió, es un avión que está perdido, que seguimos buscando dentro del servicio de búsqueda y salvamento”, señaló Irigoin en diálogo con radio La Red.

Añadió que la teoría del accidente “es lo que tenemos que investigar desde el punto de vista de la aviación civil”, mientras que “las otras hipótesis son de la investigación judicial”.

Cuando le preguntaron sobre versiones de que el piloto apagó los sistemas de señales de comunicación para desviar su curso de navegación, el jefe de la ANAC declaró: “No hay indicios de que haya cambiado la dirección, ellos estaban cumpliendo el plan de vuelo hasta que perdió contacto con la torre de control”.

“La búsqueda (del avión) es muy difícil, y más difícil para encontrarlo es el agua. Tiene una baliza que se activa para localizarlo donde se encuentra al caer en tierra, es un elemento muy importante para poder encontrarlo rápidamente que se llama ELT (Emergency Locator Transmitter), pero cuando cae en el agua y si eventualmente está sumergido no podemos recibir la señal”, explicó Irigoin.

Según el funcionario, el último contacto con la avioneta el lunes pasado fue cuando aparecía en “el radar primario” de la ANAC y con el de Uruguay, a “900 pies de altura, en la zona de Carmelo, del lado argentino aproximadamente”. El avión turbohélice bimotor marca Mitsubishi, matrícula LV MCV, salió el lunes pasado a las 14.30 del aeropuerto de San Fernando con un plan de vuelo por el que estimaba llegar a las 18.30 a la terminal aérea de la localidad formoseña de Las Lomitas.

La avioneta desaparecida, perteneciente a la empresa agropecuaria Aibal S.A, estaba al mando de los pilotos Matías Ronzano y Facundo Vega, ambos oriundos de la ciudad bonaerense de Lincoln, y el único pasajero a bordo consignado en el reporte es Matías Aristi, hijo del dueño de la compañía agraria.

Seis minutos después de haber despegado y tras recorrer apenas 17 kilómetros, la avioneta desapareció de los radares del aeródromo de San Fernando y los aeropuertos Jorge Newbery y Ezeiza, y desde entonces no hubo más indicios de su rumbo.

Dejar una respuesta