Comienza un nuevo juicio al represor Patti

Comienza un nuevo juicio al represor Patti

A partir de este martes, el genocida emblema del terrorismo de Estado en Escobar volverá a sentarse en el banquillo de los acusados. Es por el secuestro y homicidio de Ricardo Gabriel Giménez, periodista entrerriano asesinado en enero de 1976, dos meses antes de la última dictadura.

Compartir

El represor Luis Abelardo Patti, emblema del terrorismo de Estado en Escobar, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados a partir de este martes. Esta vez, por el secuestro y homicidio de Ricardo Gabriel Giménez, periodista entrerriano asesinado en enero de 1976, dos meses antes de la última dictadura.

El ex subcomisario y ex Intendente, que se encuentra en el penal de Ezeiza condenado a dos prisiones perpetuas por crímenes de lesa humanidad, será juzgado por el Tribunal Oral Federal 3 de San Martín, integrado por los jueces Germán Andrés Castelli, Enrique Méndez Signori y Elbio Osores Soler, según consignó Página 12.

En enero del 76, Giménez fue secuestrado en la casa de sus abuelos en la localidad de Loma Verde, en Escobar. Treinta y dos años después sus restos fueron encontrados en un basural de Moreno y reconocidos gracias al Equipo Argentino de Antropología. Por entonces Patti integraba la Comisaría de Escobar y operó bajo las órdenes del Ejército bajo la jurisdicción del Comando de Institutos Militares en el marco del terrorismo de Estado.

El ex subcomisario está acusado por amenazas reiteradas, allanamiento ilegal, privación ilegítima de la libertad reiterada con abuso funcional agravada por el empleo de violencias y amenazas; robo agravado por el empleo de armas y en banda; imposición de tormentos agravado y homicidio agravado por la alevosía y en concurso premeditado de dos o más personas, entre otros delitos.

Giménez trabajaba en el Diario El Actual, dirigido por Tilo Wenner (desaparecido en marzo de 1976) y era compañero de militancia, en la Juventud Peronista, de Gastón Gonçalves, por cuya desaparición y asesinato Patti ya está condenado a perpetua desde abril de 2011. El genocida cumple dos penas a prisión perpetua por los secuestros y homicidios de Gonçalves y Diego Muñiz Barreto, en 1977, y por la ejecución en 1983 de los militantes Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereyra Rossi.

Dejar una respuesta