Vuelve a funcionar la línea 60 tras nueve días de paro

Vuelve a funcionar la línea 60 tras nueve días de paro

Desde la medianoche de hoy, el servicio que une la Capital Federal con Zona Norte vuelve a prestar servicio en el marco de la conciliación obligatoria dictada por el gobierno. Sin embargo, los trabajadores continúan reclamando contra despidos y por las condiciones de inseguridad laboral, luego de la muerte de un operario en septiembre pasado.

Compartir

Desde las 00 horas de hoy, los 19 ramales de la línea 60 volvieron a cumplir con sus recorridos en el marco de la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo. El emblemático servicio une la Estación Constitución con los partidos de Tigre y Escobar y transporta a diario a unos 250 mil pasajeros.

Los choferes habían realizado la huelga de nueve días en reclamo de medidas de seguridad y la reincorporación de trabajadores despedidos. Luego de que el gobierno dispusiera la conciliación obligatoria, los colectiveros retomaron la actividad a partir de las cero de hoy.

Sin embargo, el delegado sindical Néstor Marcolín destacó que se reanudó el servicio “por la conciliación” y aseguró que los reclamos siguen porque “no se llegó a ningún acuerdo”. En diálogo con América 24, Marcolín manifestó que habrá una nueva reunión el próximo miércoles e insistió con que la conciliación “no está bien, porque sigue la situación de falta de seguridad en las condiciones de trabajo”.

El conflicto en la línea 60 estalló el 9 de septiembre pasado, cuando el operario David Ramallo falleció luego de ser aplastado por un montacargas mientras realizaba tareas de mantenimiento en el taller de Barracas. El hecho dejó al desnudo las condiciones de precarización e inseguridad laboral, que se suman a las denuncias de flexibilización de parte de la empresa Micro Ómnibus Norte S.A. (Monsa), que en los últimos días decretó el despido de diez trabajadores y la suspensión de otros veinte.

En tanto, desde la empresa emitieron un comunicado en el que advirtieron que la medida de fuerza fue “absolutamente arbitraria e injustificada” y que “persigue otros objetivos que los invocados”. Apuntó, asimismo, que el gremio “esgrimió falsamente cuestiones atinentes a la seguridad e higiene” pero que luego de inspecciones realizadas en las cabeceras de Ingeniero Maschwitz y Barracas, sólo se detectaron “fallas menores que no afectan la seguridad del personal”.

Dejar una respuesta