Comenzó el juicio al tío de Wanda Nara por abuso sexual de...

Comenzó el juicio al tío de Wanda Nara por abuso sexual de tres niñas

El fisicoculturista Carlos Colosimo está acusado de abusar de tres compañeras de su hija en un colegio de Boulogne. Durante el juicio en San Isidro declararán los padres de las víctimas.

Compartir

Lejos de su pasado ostentoso, de gimnasio, lanchas y armas de fuego, el fisicoculturista Carlos Colosimo enfrenta por estos días la geografía de los Tribunales de San Isidro. Luego de estar detenido durante 23 meses en la Unidad N° 48 del Servicio Penitenciario Bonaerense de José León Suárez el tío materno de las hermanas Wanda y Zaira Nara se enfrentará al Tribunal Oral Criminal N° 3 presidido por el juez Maximiliano Savarino y el veredicto se espera para mañana.

La imputación por la cual va a juicio es abuso sexual gravemente ultrajante en concurso con promoción de la corrupción de menores y tenencia ilegítima de arma de guerra. Las víctimas son tres niñas, compañeras de su hija en el colegio Nuestra Señora del Refugio, en Boulogne. Los presuntos abusos habrían ocurrido entre 2013 y 2015 en la casa del ex fisicoculturista en Boulogne y en una embarcación amarrada en San Fernando, con al menos cinco hechos en total. En ese entonces, las presuntas víctimas tenían once años y sus padres declararán durante el juicio.

Según lo publicado por Infobae, Colosimo presentó cuatro testigos que hablarán a su favor, incluida su ex mujer, que autorizó que la hija que tuvo junto al fisicoculturista sea examinada. El proceso originalmente tenía las características de oral y público, pero los tres jueces que lo integran decidieron por unanimidad restringir el acceso a la prensa.

La fiscal acusadora en el juicio, es Laura Syseskind, especializada en violencia de género, quien logró que se dicte la prisión perpetua para el femicida Fernando Farré. Además, Syseskind fue la encargada de terminar de investigar el caso Colosimo, ya que el fiscal original del expediente, Eduardo Vaiani, fue procesado en octubre del año pasado junto a varios de sus colegas en San Isidro, acusado de encubrir narcotraficantes como adjunto del fiscal general Julio Novo.

La detención de Colosimo se produjo el 26 de agosto de 2015, frente a la escuela Nuestra Señora del Refugio, cuando iba a buscar a su hija. El caso se había desencadenado unas semanas antes,  luego de una clase sobre derecho a la intimidad en el que una niña se puso a llorar lo que hizo que una docente y una psicopedagoga intervinieran.

Fue entonces cuando relató que había sido “manoseada” reiteradas veces por Colosimo, tanto en su casa como en una lancha en la que llevaba a las niñas a navegar por el Delta. La menor contó que el sospechoso abusó de ella desde que tenía ocho años y que lo hacía cuando no estaba su mujer (de quien está separado, aunque seguían viviendo juntos). Incluso relató que vio varias veces a Colosimo manipular armas. Por su parte, el acusado declaró luego de la detención que “Las chicas se sentían atraídas por mí, me admiraban, me veían como un superhéroe”.

Dejar una respuesta