Cuatro años de prisión para el joven que atropelló y mató a...

Cuatro años de prisión para el joven que atropelló y mató a Adrián De Vicente

Felipe Divito manejaba a altísima velocidad por el Camino de los Remeros cuando embistió al vehículo que manejaba el ex futbolista. Satisfacción entre los familiares y el recuerdo del mundo del fútbol.

Compartir

Felipe Divito, el automovilista que atropelló y mató al ex futbolista Adrián De Vicente, fue condenado a la pena de cuatro años de prisión efectiva, además de una inhabilitación para conducir por diez años. El fallo lo dictó el Juez de San Isidro Facundo Ocampo, y fue recibido con una mezcla de satisfacción y alivio por los familiares del futbolista.

El dictamen contempló que el imputado, de 29 años,  no auxilió a la víctima tras el choque y que conducía por encima del límite de velocidad permitido en el Camino de los Remeros, cerca del Nordelta de Tigre. Divito, quien no se presentó a escuchar la sentencia argumentando estrés, puede apelar el fallo y mientras tanto esperará el resultado en libertad. Pero mientras dure ese proceso, no puede salir de la provincia de Buenos Aires, una vez por mes tiene que presentarse en el juzgado y no puede salir de su domicilio durante más de 24 horas.

Surgido de River, con un paso recordado por Platense (figura en la Liguilla Prelibertadores 1987-88), pero sobre todo identificado con Racing (club en el que también jugó su padre), De Vicente murió el 20 de marzo de 2011 cuando se desplazaba con su auto por el Camino de los Remeros, cerca del barrio Nordelta, de Tigre y fue embestido por otro vehículo en el que circulaba Divito. Tras el accidente, el joven, que en ese entonces tenía 23 años, se negó al examen de alcoholemia y recién se presentó a declarar diez horas más tarde.

Allí se inició un largo proceso de lucha para la familia De Vicente,  que siempre expresó su malestar por la demora que tuvo el inicio del juicio y los privilegios que tenía el condenado, que es hijo José Luis Divito, vicedecano del cuerpo médico forense de la Corte Suprema de Justicia de la Argentina, y sobrino de Mauro Divito, camarista de la Sala VII.

De Vicente jugando para Platense en la Bombonera

El juicio comenzó el 7 de junio pasado en los Tribunales de San Isidro, y ayer se conoció la sentencia. “Gracias infinitas al grandísimo trabajo del fiscal Mariano Magaz y al juez Facundo Ocampo por tanta objetividad y transparencia. Este país necesita de estos fiscales y jueces”, publicó Lucas De Vicente, hijo de Adrián, en su cuenta de Instagram, y agregó un mensaje que resume el sentimiento de su familia “Ahora sí tenemos paz. ¡Gracias a todos!”.

El mundo del fútbol se hizo eco del fallo judicial y en las redes sociales acompañó a la familia del ex futbolista antes y después de conocerse el fallo: 

 

 

Dejar una respuesta