Escrache a Macri y Vidal: Peña y una versión que no aplica...

Escrache a Macri y Vidal: Peña y una versión que no aplica en Tigre

Tras los abucheos al Presidente y la Gobernadora durante su visita a comerciantes del distrito, el jefe de Gabinete dio una explicación que poco tiene que ver con la realidad local. Qué dijo y qué calló.

Compartir

Los videos sobre el escrache al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal durante su visita a comerciantes de Tigre se volvieron virales. A tal punto, que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, no pudo evitar referirse al tema durante su contacto con la prensa ayer por la tarde. Sostuvo que se trata de “minorías militantes, intolerantes, agresivas que expresan la frustración por haber perdido el poder que tenían durante el kirchnerismo”. Sin embargo, su versión no aplica para el caso de Tigre: ¿Por qué?

La explicación de Peña, haciendo alusión al kirchnerismo, no tuvo en cuenta que el acto de repudio al Presidente y la Gobernadora en Tigre estuvo protagonizado en gran medida por docentes miembros de la regional local de Suteba, que reclaman por la situación salarial de los maestros, entre otras cosas. En este distrito, el sindicato que a nivel provincial comanda la lista Celeste de Roberto Baradel no es afín al kirchnerismo sino todo lo contrario: responde a la Lista Multicolor, opositora tanto a este gobierno como al anterior.

Incluso, Suteba Tigre encabezó gran cantidad de protestas, escraches y paros en contra de la gestión de Daniel Scioli, algo que Peña desconoce o prefirió pasar por alto. Incluso, en el comunicado emitido ayer, la regional local de Suteba expresó que “en relación a que somos presuntos agentes kirchneristas, algo que no podrán demostrar, les informamos que en 2015 fuimos a escrachar a Scioli porque no nos pagaba los sueldos y también a su Directora General de Escuelas, (Nora) De Lucía, además de permanecer cinco días en la DGCyE para lograr el cobro íntegro de nuestros haberes”.

Sin embargo, la respuesta del jefe de Gabinete tras una jornada de escrache doble al Gobierno –tanto en Tigre como en la ex ESMA ante el ministro de Justicia, Germán Garavano- apuntó a que “ambos casos eran minorías gremiales que van con dirigentes a tratar de generar hechos mediáticos”.

Así, además de desconocer o falsear la situación en Tigre, se pronunció sobre lo ocurrido en la ex ESMA sin hacer referencia a que una funcionaria de la Secretaría de Derechos Humanos trató de “negra de mierda”, “mogólicos” y “villeros” a trabajadores tercerizados que reclamaban por sus derechos laborales.

Las declaraciones de Peña tuvieron lugar al término del encuentro nacional de dirigentes del PRO en Pilar, según consignó la agencia DYN.