“¡Hola chicas, estoy afuera, soy Higui!”

“¡Hola chicas, estoy afuera, soy Higui!”

Más de 12 horas después de que se conociera la noticia sobre la orden para excarcelarla, la mujer quedó efectivamente en libertad, y así esperará el avance del proceso en su contra. Higui pasó más de medio año presa tras matar a un hombre al defenderse de un ataque e intento de violación grupal por su condición de lesbiana.

Compartir

Tuvieron que pasar más de 12 horas para que la orden se concretara. La excarcelación concedida a Eva Analía “Higui” De Jesús se conoció ayer alrededor del mediodía. Pero las puertas del penal se abrieron recién esta mañana. “¡Hola chicas, estoy afuera, soy Higui!”, gritó eufórica, grabando un audio que ya circuló por doquier, la mujer que pasó más de medio año presa por defenderse de una decena de varones que la atacó por ser lesbiana e intentaba violarla.

La liberación de Higui es considerada un logro de la lucha feminista, del movimiento Ni Una Menos y de la fuerza que tomó el reclamo en su nombre, incluso con alcances internacionales. La mujer estuvo detenida por 269 días, acusada por matar a un hombre que en patota intentó violarla “para corregir” su condición de lesbiana, en octubre del año pasado.

Ayer, la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Martín dictó su excarcelación extraordinaria. Por la noche, organizaciones de lesbianas y feministas festejaban tamborileando frente al Congreso y reclamaban su absolución. Pero la salida de la cárcel se concretó recién en la mañana de hoy.

La decisión correspondió a los jueces Patricia Toscano y Carlos Hermelo. Los camaristas revocaron la decisión del juez de Garantías Raúl Luchelli Ramos –subrogaba el juzgado 6 de San Martín–, quien había rechazado el pedido de excarcelación presentado por la defensa de Higui. Su abogada, Raquel Hermida, aseguró al diario Página 12 que el dictamen de la justicia de San Martín “marca una diferencia jurisprudencial, aporta una perspectiva de género, específicamente para la comunidad lésbica, en materia de excarcelaciones y permite empezar a hablar de qué es una ‘violación correctiva’, que no solo tiene por finalidad el abuso sino modificar la identidad de una persona”.

Mientras la lucha del movimiento feminista se concentra ahora en lograr la absolución de la mujer que mató para evitar una violación, Higui esperará el avance del proceso en su contra en libertad.

Dejar una respuesta