Alarma por el traslado de chicos a la clínica de Pilar denunciada...

Alarma por el traslado de chicos a la clínica de Pilar denunciada por varias muertes

Sigue la polémica en torno a la Fundación San Camilo, la granja de rehabilitación investigada por la Justicia y con sus directivos imputados por fallecimientos sospechosos entre sus pacientes. En Santa Fe, denuncian el traslado compulsivo de 17 menores hacia la sombría institución pilarense.

Compartir
Fundación San Camilo, en Derqui. Y la celda donde murió Rojas.

La preocupación en torno a la Fundación San Camilo, dedicada al tratamiento de jóvenes adictos y denunciada por varias muertes sospechosas en sus instalaciones, trasciende las fronteras del distrito de Pilar. La alarma se encendió en Santa Fe donde, según trascendió, por disposición de la Dirección Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia, habría 17 menores santafesinos alojados allí.

El dato fue revelado por el diario La Capital, de Rosario. Luego de que circulara la información sobre por lo menos dos muertes dudosas en San Camilo, así como la imputación judicial de sus directivos y responsables médicos, el diputado Carlos Del Frade presentó un pedido de informes en la Legislatura de Santa Fe y Celeste Lepratti hizo lo propio en el concejo municipal.

El tema fue destapado por el libro “La comunidad. Viaje al abismo de una granja de rehabilitación”, editado por Sudestada, del periodista Pablo Galfré, presentado la semana pasada en Pilar. La investigación puso el foco en el caso de un paciente de 22 años, Saulo Rojas, por cuya muerte dudosa ya hay dos directivos de San Camilo imputados de homicidio culposo por la Unidad Fiscal de Investigación Nº 4 de Pilar. Además, la obra dejó en evidencia la trama de encierro, violencia y condiciones inhumanas de “tratamiento” a que son sometidos los pacientes en San Camilo.

El psicólogo social y operador de la Dirección de Niñez en Rosario, Ricardo Bergesio, afirmó que unos 17 chicos y chicas de entre 14 y 17 años fueron “derivados a esa granja cerrada, con y sin orden judicial” en pésimas condiciones de traslado (“dopados, dormidos, esposados”) y alojamiento. “La provincia se los saca de encima”, denunció en declaraciones al medio santafesino.

El pedido de informes a la Subsecretaría de Niñez presentado la semana pasada como proyecto ante la Cámara de Diputados provincial por el legislador Del Frade se basa en “testimonios” de adolescentes alojados en San Camilo que hablan de “celdas de aislamiento y castigo” donde “permanecen cautivos por largos días”, situaciones de encierro, “sujeciones y ataduras” y suministro a los niños de “ansiolíticos tales como Clonazepam, Risperidona, Indumir, vía oral e inyectable”, que los dejan “descompensados y babeándose”.

Una de las jóvenes que fue trasladada a la institución pilarense logró huir de San Camilo, desde donde después de unos días pudo volver a Rosario “toda moretoneada, falopeada y con innumerables marcas de inyecciones porque la tuvieron con un chaleco de fuerza químico permanente”, según describió Bergesio. El operador afirmó que Niñez iba a regresarla a la misma granja el 25 de mayo, pero una movida impulsada por ATE y organismos de derechos humanos logró frenar ese nuevo traslado compulsivo.

El abogado Salvador Vera, miembro del equipo jurídico de la Asamblea de la Niñez, ratificó que la entidad “quiere conocer la cantidad de chicos derivados por la Subsecretaría Provincial de Niñez no sólo a San Camilo, sino también a otras instituciones de jurisdicciones extrañas a Santa Fe y alejadas de sus centros de vida”. En tanto, la defensora de Niñas, Niños y Adolescentes, Analía Colombo, adelantó que esta semana armará un “registro” de los chicos que han sido enviados fuera de la provincia. “Nosotros no tenemos acreditados más que cuatro”, derivados a San Camilo y otra granja bonaerense, Los Naranjos. Casos que definió como de “extrema complejidad”.

Dejar una respuesta