Memphis La Blusera trae sus clásicos al Centro Cultural Munro

Memphis La Blusera trae sus clásicos al Centro Cultural Munro

El grupo se presentará este viernes con entrada gratuita, para revivir casi cuatro décadas de blues y rock and roll y mostrar las canciones de "Siempre", el disco que refleja esta nueva etapa

Compartir

Desde aquel primer concierto en el Unione e Benevolenza de Mataderos en 1978, hasta esta renovada actualidad, mucha agua corrió bajo el puente de Memphis La Blusera, y sin cesar, como dice una de sus canciones más emblemáticas. Luego de un impactante concierto en el ND Teatro, en el que celebró 39 de vida, el grupo legendario del blues local llega al Centro Cultural Munro. La cita es el viernes a las 21 en Avenida Vélez Sársfield 4650, y las entradas se retiran de 10 a 18 en el mismo centro cultural hasta agotar la capacidad.

El grupo que supo reinventarse más de una vez, llega a Munro a mostrar las mejores canciones de su discografía y las que vieron la luz en 2014 en “Siempre”, el décimo álbum de estudio y el primero con la incorporación de Martín Luka como cantante. Tras el fallecimiento de Adrián Otero primero y de Emilio Villanueva después, Memphis sigue en carrera siempre comandado por el mítico bajista Daniel “Ruso” Beiserman, principal compositor de algunas de esas melodías que forman parte del cancionero del rock local.

“Después del fallecimiento de Adrián y de Emilio, pensé que no iba a tocar más. Sufrí un bajón tremendo y la banda me apuntaló”, confesó Beiserman a este diario con respecto a la salida del último trabajo. Con Martín Luka a cargo de las voces -“Es fan de Memphis desde chico, conoce el repertorio de punta a punta y tiene un timbre parecido al de Adrián”- el grupo editó un álbum a la altura de su trayectoria, con blues, boogies y baladas que tienen el sello de los clásicos.

Responsable junto a Otero de casi todas las composiciones de La Blusera, Beiserman naturalmente estuvo a cargo de la producción musical del último trabajo. “Respetamos el sonido clásico de Memphis, con los mismos arreglos. Esa fue siempre mi función, soy una especie de director histórico de la banda”, reconoce el bajista, y las canciones hablan por sí mismas, y se condensan en la frase “Siempre hay tiempo para un blues más”, que queda dando vueltas en la cabeza: una declaración filosófica que conecta con el pasado y apunta al futuro:

 

 

Dejar una respuesta