Los polémicos antecedentes de la fiscal que lloró en el juicio a...

Los polémicos antecedentes de la fiscal que lloró en el juicio a Farré

Carolina Carballido Calatayud, una de las fiscales del juicio al femicida de Claudia Schaefer que se emocionó hasta las lágrimas cuando Fernando Farré fue condenado a prisión perpetua, fue blanco de varias denuncias en Pilar por su accionar en perjuicio de víctimas de violencia de género. Dos casos emblemáticos: el de Yanina González y el de Celina Benítez.

Compartir

Carolina Carballido Calatayud, la fiscal que junto con su par Laura Syseskind se emocionó hasta las lágrimas cuando el jurado popular dio a conocer su veredicto unánime contra el femicida Fernando Farré, arrastra cuestionables antecedentes en el distrito de Pilar. Pese a ser titular de una fiscalía especializada en violencia de género, fue señalada en distintos casos por acusar y estigmatizar a las víctimas, en beneficio de sus victimarios.

Carballido Calatayud fue repudiada especialmente por su accionar en dos casos: el de Yanina González y el de Celina Benítez. Ambas jóvenes y humildes madres, víctimas de violencia de género, acusadas por la fiscal de ser responsables por la muerte de sus bebas, responsabilidad de los femicidas con los que convivían.

Yanina González estuvo presa durante más de un año porque la fiscal la acusó de abandono de persona seguido de muerte, tras el fallecimiento de su hija de dos años, ocurrido el 17 de agosto de 2013, por los golpes que le había propinado su padrastro. Ante la inconsistencia de pruebas contra Yanina, la joven fue absuelta y la procuración decidió dejar sin efecto la apelación de la fiscal especializada en delitos conexos con la violencia de género en Pilar. Cuando se reclamaba su liberación, su abogada –Gabriela Conder- explicaba que “el homicidio excluye el abandono de persona. Si al hombre lo está investigando por homicidio, no la puede acusar a ella por abandono de persona”.

La joven tenía 21 años cuando su pareja golpeó a su hija hasta la muerte. Además, Yanina vivía en condiciones humildes y registraba un retraso madurativo. Ante el accionar de la fiscal, la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI) solicitó en 2015 que se investigara a Carballido Calatayud “por fraude procesal” y que se evaluara “si ha incurrido en discriminación hacia Yanina por razones de género, discapacidad y pobreza”.

El caso de Celina Benítez es el de una joven migrante de 23 años, acusada también por abandono de persona después de que la pareja de ésta asesinara a golpes su hijita apenas. En sólo 48 horas, la fiscal ya tenía lista la acusación. Así, la joven madre quedó detenida sin poder asistir al entierro de su hija. Sólo un dato sostenía la hipótesis de la fiscal: el testimonio de una vecina que escuchó un llanto una semana antes, al que Celina no habría respondido con celeridad, como tampoco acudió a una guardia cuando vio una quemadura en el cuerpo de su hijita, según consignó el suplemento Las 12. Carballido en su escrito eligió pasar por alto que Celina vivía amenazada, que era golpeada sistemáticamente y obligada a tener relaciones sexuales.

Por el caso de Celina, la Red de Mujeres lanzó una campaña por su “libertad definitiva”, cuando llevaba más de un año presa por la muerte de su beba Milagros, violada y atacada a golpes por su ex pareja en su casa de Villa Astolfi, en Pilar.

“La Fiscal Carballido dice ser especialista en violencia, lleva la investigación de los casos de femicidios pero sabemos muy bien cómo actúa: a pesar de ser mujer es machista porque revictimiza a las víctimas”, dijo en marzo del año pasado Natalia Espasa, integrante del MST, cuando impulsaba una campaña por la aplicación de la Ley de Emergencia Nacional contra la violencia hacia las mujeres en el distrito de Pilar, ante la preocupante seguidilla de femicidios.

Dejar una respuesta