Compartir
"Mi objetivo es sacar a Tigre de este momento". Caruso Lombardi luego de su primera práctica en su rgreso al Matador.

La imagen parece sacada de un álbum familiar, con el implacable paso del tiempo que se refleja al dar vuelta cada hoja. Con menos pelo, más kilos y un perfil mediático que empezó a forjar en aquel lejano 2003, Ricardo Caruso Lombardi volvió a ponerse la ropa del Club Atlético Tigre, e inició su tercer ciclo como entrenador del Matador. Antes de un entrenamiento liviano realizado en el Predio Mis Marías, de Escobar, el entrenador se reencontró con utileros, empleados, periodistas y algunos de aquellos futbolistas que marcaron a fuego la historia reciente del Matador. “Es como que estuve siempre, Tiigre lo siento como hecho para mí. Hay técnicos que tenemos eso, yo dirigí en 18 clubes, pero esto es distinto”, expresó Caruso luego del entrenamiento.

Fiel a su estilo histriónico, el entrenador brindó sus primeras impresiones con la ropa del Matador. Recordó a los futbolistas del bicampeón 2004/2005 -Juan Carlos Blengio, Martín Galmarini, Diego Castaño y Carlos Luna-, remarcó que fue él quien trajo a Diego Morales y Mariano Echeverría en su segunda etapa y bromeó con los juveniles que lo ven como una figura mediática. “A Redondo le dije que no tenía la facha del padre, y a Mieres, que casi me manda a la B con Sarmiento…Hay que ayudarlos a todos para que estén bien, en estos tres partidos nos jugamos muchas cosas. Hay buenos jugadores, pero tengo que encontrarle la vuelta y eso no es fácil”, expresó el entrenador.

Caruso reconoció el trabajo de su antecesor Facundo Sava a pesar de los pobrísimos resultados. “Sé que con el Colorado trabajaron bien en muchos aspectos. Hoy estuve analizando cómo están los jugadores en distancias largas y mañana haremos otro tipo de laburo. Recién el sábado vamos a hacer fútbol y a empezar a definir algunas cosas para el partido con Patronato”. El debut de Caruso será el fin de semana del 17 y 18 de junio en Paraná, contra otro rival necesitado de sumar puntos.

Durante su charla con los periodistas, el entrenador, que por este mismo campeonato dirigió a Huracán (fueron ocho partidos con un triunfo, dos empates y cinco derrotas), se refirió a la locura que invade al fútbol argentino. “La gente no tiene paciencia. Se hicieron los campeonatos largos para que los técnicos trabajen tranquilos y, contando los interinatos, se cambiaron 35 técnicos en 27 partidos. Es una picadora de carne, la gente es impaciente y los dirigentes a veces no tienen el quórum para defender a un técnico cuando se le viene la gente encima”.

Por último, Caruso Lombardi, quien firmó contrato hasta junio de 2018, remarcó la relación de amistad que lo une con el actual presidente del club, Ezequiel Melaraña. “Tenemos una amistad que va más allá del fútbol. Con Ezequiel armamos el equipo de 2004 y creo que por eso requirió a mí. De plata casi no hablamos, pero sí de lo deportivo: mi objetivo es sacar a Tigre de este momento”.

Dejar una respuesta