Farré les pidió “perdón” a sus hijos y quiere que lo visiten...

Farré les pidió “perdón” a sus hijos y quiere que lo visiten en la cárcel

El femicida de Claudia Schaefer habló por primera vez durante el juicio por el crimen de su esposa. Leyó una carta dirigida a sus tres hijos. "No puedo explicar, ni justificar lo que pasó”, planteó. “Cuando quieran y puedan, pueden venir a visitarme”, les dijo a los chicos, a quienes dejó sin mamá. La carta completa.

Compartir
Farré. en el banquillo. Foto: Alfredo Martínez

En la última instancia del juicio por jurados a Fernando Farré, por el femicidio de Claudia Schaefer en 2015, el acusado hizo uso de su derecho a decir las últimas palabras y leyó una carta dirigida a sus tres hijos, a los que dejó sin mamá. “No puedo explicar, ni justificar lo que pasó, no sé cómo llegué a esa situación”, leyó, quebrándose por momentos.

“Para ser honesto las palabras que mejor resumen lo que siento son: perdón y los quiero”, dijo. Y hasta les manifestó su deseo de que lo visiten en la cárcel: “Cuando quieran y puedan, pueden venir a visitarme o llamarme por teléfono”.

Fue la primera declaración del femicida desde el comienzo del juicio, la semana pasada. El empresario imputado enfrenta la posibilidad de una condena perpetua por el crimen de su esposa, a la que degolló y asestó 74 puñaladas el 21 de agosto de 2015 en el country Martindale de Pilar.

La carta a sus tres hijos, Nicole, Felipe y Marcos, según contó el propio Farré, la escribió hace un año en la unidad penitenciaria 46 de San Martín. Mañana, en los tribunales de San Isidro, tras la deliberación de los jurados podría conocerse el veredicto.

Los 12 jurados tendrán que decidir entre cuatro alternativas: homicidio doblemente calificado por el vínculo y por tratarse de un femicidio; homicidio calificado por el vínculo (ambos, con prisión perpetua); homicidio agravado por el vínculo en estado de emoción violenta (pena de entre 10 y 25 años de cárcel), y no culpabilidad por inimputabilidad. Para que el acusado reciba la pena de prisión perpetua el veredicto de culpabilidad debe ser unánime.

La carta completa de Farré a sus hijos:

San Martín, mayo de 2016

Queridos Niki, Feli, Marquis, hace más de ocho meses, el 21 de agosto de 2015 cambió nuestra vida. Clau ya no está entre nosotros, desde entonces que no nos vemos, desde entonces pienso cada día en ustedes.

Sé que Dios los está protegiendo, que están con gente que los quiere y los apoya. Yo estoy acá, detenido en la Unidad Penitenciaria 46 de San Martín, no muy lejos de la Panamericana y del Camino del Buen Ayre. No muy lejos del colegio y de donde ahora viven, aunque hasta ahora no hayamos podido vernos. Cuando quieran y puedan, pueden venir a visitarme o llamarme por teléfono.

Espero estén bien en el colegio, creciendo y aprovechando para ganar conocimientos y formarse junto a sus compañeros. Que estén disfrutando a los primos, los abuelos, las salidas con los amigos.

No puedo explicarles bien cómo me siento. Fue muy fuerte lo que vivimos y son muy fuertes las consecuencias de lo que pasó. Para ser honesto las palabras que mejor resumen lo que siento son: perdón y los quiero. Como siempre y más. Quizás esta sea la única razón por la que vivo y pude seguir adelante, porque sigo siendo su padre, estoy acá.

Obviamente no puedo explicar, ni justificar lo que pasó, cómo llegué a esa situación. Sé que las cosas no estarán bien, pero el desenlace fue totalmente impredecible, me dejó perplejo y me duele. Me duele saber lo que pasaron y lo que están pasando, ya nada será como antes.

Sigo recordando los buenos momentos juntos, los viajes, las vacaciones, las charlas en el auto, andando en bicicleta, los paseos con Pipa (la perra). Dicen que el tiempo va a ayudar a adaptarse a la nueva situación.

Daría mi vida, la cambiaría en un segundo por irme yo y que ustedes estén con su madre creciendo como debería ser. Pero acá estoy y tengo que seguir por ustedes. Me duele seguir viviendo, pero si yo no estoy quizás sería un dolor para ustedes y no se lo merecen.

Quisiera saber cómo están, cuántos centímetros crecieron, si están estudiando, que juego nuevo tienen en la tablet, un millón de cosas. Quisiera pasar tiempo con ustedes y tomarlos de la mano como antes. Nada más lindo que tenerlos de la mano con esas manitos que aún son más chicas que las mías.

Ustedes tienen un futuro, una vida por vivir, disfrútenla cada momento, sigan sus sueños y lo que el corazón les diga. Los quiero.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta