Compartir
El quintento vuelve al Teatro de la Media Legua para mostrar las canciones de su nuevo disco, "Cría". Foto: Ariel Feldman

Como una flor que crece en el cemento, Duratierra emerge de la Ciudad de Buenos Aires y expande sus flores más allá de cualquier frontera. Con un primer trabajo (“Floralia”, 2009) deudor del cancionero latinoamericano, y un segundo (“Enobra”, 2013) en el que asoma su potencial compositivo, el grupo liderado por la cantante Micaela Vita y el guitarrista Juan Saraco editó este año “Cría”, un hermoso compendio musical lleno de colores, aromas y sonidos de diferentes partes del mundo, en el que el joropo, la chacarera, el pop y la tarantela se ponen al servicio de la canción.

“Llegan las canciones nuevas, llenas de canciones viejas”, canta Micaela en “Saravá”, primer tema de “Cría”, y funciona como un manifiesto reverencial a artistas pasados y contemporáneos que hacen huella en una manera libre de concebir el folklore. Los nombres fundacionales del Cuchi Leguizamón, Raúl Carnota y Liliana Herrero se mezclan con los de Raly Barrionuevo, Nadia Larcher, Joao Teixeira, el grupo Merkén y otros artistas de diferentes latitudes que dejaron su sello en “Cría”. “Si bien Juan es el eje compositivo, el disco tiene muchas canciones compuestas a dúo. Aprendimos a laburar completándonos y construyendo juntos una identidad”, analiza la cantante en diálogo con El Argentino ZN.

-¿Cómo ven ya con el disco plasmado esa construcción colectiva y ecléctica?

-Al principio pensamos que nos habíamos mandado cualquiera, pero vimos que partiendo de diferentes vías se puede llegar a un mismo núcleo. La de las fronteras musicales es una discusión que quedó vieja: antes había que catalogar porque había bateas donde exhibir la música, y hoy la escucha es cruzada, vas saltando de un tema a otro y a veces sin conexión aparente. En este momento de la vida artística nos dejamos de plantear qué música estamos haciendo: podemos amar la música latinoamericana de toda la región y enloquecernos con lo último de Radiohead. Al principio era algo que nos pesaba y fue todo un aprendizaje que nos deje de pesar.

-”Marzo”, con las voces de Nadia Larcher y Noelia Recalde, es un buen símbolo de ello: un encuentro de cantoras de la misma generación y de diferentes lugares.

-Otra cosa que nos dimos cuenta con el disco terminado es que salvo algunos de nosotros no hay músicos de Buenos Aires (risas). Dentro de ese universo amplio, cuando empezó a aparecer “Marzo”, con letra de Fer Basanta y música de Juan y mía, nos la imaginamos con Nadia y Noe, dos increíbles cantantes, que admiro y adoro. Cantar con ellas es un sueño que por suerte repito muy seguido, y ya en el primer ensayo con ellas fue todo lo que habíamos imaginado. Es una letra que tiene una llegada muy sensible, desde la observación, que conecta con la infancia, y cuando la tocamos en vivo pasan cosas muy fuertes.

-Además de los paisajes introspectivos, hay mucha carga social en “Cría”, con “Perro negro” como exponente. ¿Cuánto influye el contexto a la hora de escribir?

-El puntapié de la canción es la mirada individual, pero cada persona es parte de un contexto y a partir de ahí la letra viaja a algo más general. En el caso de “Perro negro”, la letra varió, al principio hablaba de los miedos de cada uno, de tenerle miedo a los perros y mutó en el dicho de “te meten el perro”, en cómo son los medios masivos de comunicación y en cómo la gente se aterra con lo que se dicen. Ya con la canción terminada, investigamos y descubrimos que es una figura mítica latinoamericana, lo que terminó cerrando en una idea más regional.

-¿Sucede a menudo que la canción se escape de la esfera del grupo?

-Lo que a cada persona le pasa con una canción tiene un alcance infinito, conecta con las ganas de profundizar que tenga aquel que escucha. Cuando empezamos, teníamos el vicio de poner el foco en la complejidad de los arreglos y con el tiempo nos decidimos a poner la canción adelante, enfocarnos en las melodías y las letras, esos lugares a los que la gente accede y se siente reflejada.

-¿Cómo definieron los invitados?

-Queríamos transmitir a partir de la  multiplicidad de voces. Todos pertenecemos a un colectivo social y artístico muy sano y hermoso, y quisimos alimentarnos de esos artistas queridos. Hay que construir de a muchos y muchas, es la única forma de hacerlo.

-¿Cómo sigue el camino de “Cría” después del show de Martínez?

-En vacaciones de invierno nos vamos para Córdoba, después vamos a tocar en la peña del Ecunhi y el 20 de septiembre tenemos una fecha muy especial porque vamos a presentar en el CCK nuestras canciones arregladas para una orquesta sinfónica. Juan y Exequiel ya están trabajando en los arreglos y todos estamos dentro de un sueño que soñamos desde siempre. Mientras suceda todo esto, el disco hará su camino de hormiga.

-Duratierra son Micaela Vita (voz), Juan Pablo Saraco (guitarra), Tomás Pagano (bajo), Exequiel Mantega (piano, teclado y acordeón y Nicolás Arroyo (batería y percusión). El viernes 2 de junio a las 21.30 se presentan en el Teatro de la Media Legua, Aristóbulo del Valle 185, Martínez. Entradas en venta aquí, más información al 1530258511.

 

Dejar una respuesta