Un proyecto para instaurar un cupo laboral trans en el municipio de...

Un proyecto para instaurar un cupo laboral trans en el municipio de Pilar

Propone que por lo menos un 1% de la planta de trabajadores estatales en el distrito esté representada por travestis, transexuales y transgénero. Fue presentado por la concejal Marcia González, quien advirtió sobre la “persecución, exclusión y marginación” que sufre este colectivo.

Compartir

“La realidad de este colectivo está atravesada por un contexto de persecución, exclusión y marginación, teniendo grandes dificultades para el acceso a la igualdad de oportunidades y de trato. La mayoría de ellos vive en extrema pobreza, privados de los derechos económicos, políticos, sociales y culturales”. Así describió la concejal Marcia González la situación que atraviesan las personas trans. Para contribuir a garantizar sus derechos, presentó un proyecto para que el Municipio de Pilar tenga oficialmente un cupo laboral trans.

El proyecto plantea que “la Municipalidad de Pilar deberá ocupar en una proporción no inferior al 1% de la totalidad de su planta de trabajadoras/es, a personas travestis, transexuales y transgénero -hayan o no adherido a los beneficios de la Ley 26743, que reúnan condiciones de idoneidad para los cargos con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público”.

Además, propone que el Estado municipal garantice derechos y condiciones laborales “dignas, justas y favorables” de las personas tans, incluyendo la protección contra el acoso, reparación por agravios sufridos y el ejercicio de derechos sindicales en igualdad de condiciones.

La iniciativa apunta a facilitar en el ámbito municipal la aplicación de la Ley de Cupo Laboral para personas transexuales, travestis y transgénero, que fue aprobada en la Legislatura Bonaerense el 17 de septiembre de 2015. Fue promovida por las organizaciones Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación, Conurbanos Por La Diversidad, Asociación de Lucha Por La Identidad Travesti Transexual y Abogados por los Derechos Sexuales.

La medida busca también promover la inclusión laboral de las personas trans en el ámbito privado, mediante el otorgamiento de incentivos fiscales. Así, las personas físicas o jurídicas que voluntariamente contraten a personas trans podrían imputar en la forma y condiciones que establezca la Autoridad de Aplicación “el equivalente al 70% de las remuneraciones brutas que las personas empleadas perciban, como pago a cuenta de tributos municipales”.

Para el seguimiento de estas políticas públicas se prevé la creación de un Consejo Asesor, compuesto por representantes del Ejecutivo, el Concejo Deliberante, sindicatos municipales y organizaciones sociales de diversidad sexual.

Dejar una respuesta