Con impronta electoral: Vidal copa las calles con Infantería y Caballería

Con impronta electoral: Vidal copa las calles con Infantería y Caballería

Anunció el despliegue de unos mil uniformados en 190 puntos “calientes” del conurbano. Sólo en San Martín hay más de una veintena de esos puntos, según las autoridades. La gobernadora admitió que "una sola medida no cambia nada", pero apuntó a la principal preocupación ciudadana según las encuestas, en pleno clima de campaña.

Compartir

La inseguridad aparece como el principal reclamo de la ciudadanía en las encuestas en Provincia de Buenos Aires. También, surge como la demanda más mencionada en los cada vez más frecuentes timbreos que realiza Cambiemos. En un anuncio con fuerte impronta electoral, la gobernadora María Eugenia Vidal lanzó un operativo para reforzar la seguridad en 190 puntos “calientes” del conurbano. En la región noroeste, sólo en San Martín figuran más de 20 de esas marcas en el mapa del delito que manejan las autoridades.

Según se explicó en el acto de anuncio, habrá cuatro uniformados por cada punto caliente en torno a 190 objetivos fijados en zonas comerciales o estaciones de micros y trenes. Estarán allí en el horario considerado más conflictivo, de 18 a 24. En total serán unos 1000 uniformados desplegados por distintas localidades.
“La inseguridad y la necesidad de vivir en paz no nos deja dormir, por eso empezamos un camino para devolver esa paz”, dijo Vidal, al tiempo que admitió que sabe que “una sola medida no cambia nada”.

Los 800 uniformados de Infantería y 200 de Caballería –que debutarán en este tipo de rol- realizarán “tareas específicas de prevención y de cercanía con la población”. Según señalaron fuentes oficiales a la prensa, “es un modelo disuasorio de ocupación territorial y de advertencia a posibles infractores”. Los agentes estarán apostados en “puntos estratégicos visibles, con portación de armas y un rango de visión de 180° en los momentos de mayor circulación en la vía pública”.

Además, Vidal dispuso la creación de una Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas, con otros 160 hombres y mujeres preparados para actuar en focos de conflicto móviles, como por ejemplo una catástrofe, un incendio o una inundación. Esta unidad dependerá del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.
“Policías capacitados por las fuerzas especiales van a estar en la calles en horarios difíciles, para ayudar desde una inundación a un delito, para cuidarnos y defendernos”, prometió Vidal, en un acto a tono con el principal reclamo ciudadano.

La gestión Cambiemos ya venía apostando al despliegue policial como medida visible en su proclamada lucha contra la inseguridad. Incluso, ante datos no probados sobre incremento de determinados delitos. En Zona Norte, por caso, pese a no haber hallado evidencias sobre los supuestos intentos de secuestros en torno a escuelas de Vicente López y San Isidro, el temor generalizado sirvió como argumento para justificar la mayor presencia policial alrededor de las escuelas.

Dejar una respuesta