Cuentas que no cierran (pero se aprueban)

Cuentas que no cierran (pero se aprueban)

Subejecución, falta de información, gastos en propaganda de campaña y desigualdad entre localidades fueron algunas de las críticas escuchadas en las sesiones que analizaron las rendiciones de cuentas de 2016 en gran parte de los distritos de Zona Norte. Qué dejó cada votación, con empates y aprobaciones ajustadas incluidas.

Compartir

Los últimos días dejaron una seguidilla de rendiciones de cuentas de 2016 aprobadas en Zona Norte. Así pasó en San Isidro, Vicente López, San Fernando, Pilar y San Martín. Con escenarios bien distintos, casi todas las sesiones estuvieron atravesadas por acusaciones de subejecucion, chicanas políticas y cuestionamientos a los “relatos” oficialistas, tanto de uno como de otro lado de la “grieta”.

Los casos más peleados se dieron en San Isidro y San Fernando, donde las votaciones terminaron empatadas y la aprobación de logró ‘raspando’, con el desempate de los presidentes del cuerpo. En tierra de Gustavo Posse, particularmente, el debate tuvo momentos de encendidas subidas de tono.

En el distrito de Jorge Macri, en tanto, tuvo un espacio protagónico la discusión sobre el gasto en publicidad, crítica opositora que no es nueva en el municipio del primo del presidente. Pero, esta vez, la sesión incluyó la demostración en vivo de las piezas propagandísticas de la campaña macrista.

Una recorrida por los distintos concejos deliberantes y un repaso por los principales planteos que se pusieron sobre el tapete a la hora de discutir las rendiciones de cuentas de 2016, con la mira puesta en las elecciones de este 2017:

SAN ISIDRO
La votación terminó 12 contra 12 y desempató el presidente del Concejo, Carlos Castellano. Súper ajustada, la aprobación de la rendición de cuentas en tierra de Gustavo Posse quedó atravesada por fuertes críticas de los distintos sectores de la oposición.

La concejal massista Marcela Durrieu apuntó contra ediles del macrismo por votar a favor del intendente a cambio de haber negociado cargos en el gobierno municipal. “Lástima que el PRO haya hecho campaña denunciando a Posse y ahora lo votan a cambio de cargos en el Gobierno municipal”, denunció a través de su cuenta de Twitter.

En el recinto, uno de los discursos más duros provino de Federico Gelay, de Consenso por San Isidro, quien cuestionó la política del municipio en materia de salud, obra pública, deuda y seguridad. Calificó al panorama trazado por el oficialismo local como “relato fantástico, una especie de Disneylandia municipal” y apuntó contra la desigualdad de inversiones entre los distintos distritos. “Nuestro objetivo como municipio es saldar la deuda histórica que la actual administración tiene con Boulogne y Villa Adelina, barrios que están postergados. Toda la inversión va al este, a San Isidro, Martínez y Acassuso”, criticó.

Gelay apuntó contra el nivel de endeudamiento en el municipio de Posse, algo que también criticó fuertemente Durrieu. “Se planteó que la deuda flotante bajó. Eso es engrupir al vecino. Seguimos teniendo casi 500 millones de pesos de deuda flotante. El possismo oculta un pasivo de 483 millones de pesos”, advirtió.

Por su parte, el concejal del PJ-FpV Fabián Brest argumentó los motivos de la votación en contra de aprobar la rendición de cuentas: “Sobrestimación del Presupuesto, más de 200 millones sin ejecutar, solo el 3% en Obras Públicas, 49% de tasas en 2016, falta de transparencia en la información. Hablamos de un Municipio con un presupuesto millonario que va en contra de la integración, participación e inclusión de nuestros vecinos”.

Desde Convocación por San Isidro, Manuel Abella sostuvo: “Vemos que los principales problemas del municipio siguen sin ser resueltos e incluso están cada día más graves. Esto es el claro reflejo del estancamiento en la gestión que tenemos, donde las prioridades del municipio no son las mismas que las que tiene el vecino”.

VICENTE LÓPEZ
Lejos del escenario de empate y aprobación ajustada de San Isidro, en el distrito de Jorge Macri la rendición se aprobó por mayoría, con 15 votos (los 14 integrantes del bloque Cambiemos más el concejal radical Alejandro ‘Totito’ González) contra nueve. Sin embargo, la sesión no estuvo exenta de tensiones, que comenzaron apenas terminó la disertación de apertura del macrista Diego Enrich, elogiando que el distrito gastó bien el dinero de los vecinos para “mejorar su calidad de vida”.

El excesivo gasto en publicidad fue uno de los blancos de las críticas opositoras. Margarita ‘Meneca’ Djedjeian, reclamó que hubo una “excesiva inversión en publicidad, en desmedro de otras áreas, como la que se ocupa del mantenimiento de la red pluvial, donde hay subejecución”. Más gráfico, Lorenzo Beccaria disparó contra el mismo factor pero exhibiendo cartas y crucigramas con el nombre del intendente que se repartieron en el verano en el Paseo de la Costa, así como una bufanda con el logo municipal que se repartió en algunos colegios. Por eso, pidió que se incluya al primo del Presidente de la Nación en el listado de “intendentes ploteadores”.

También desde el Partido Justicialista, Rubén Volpi hizo alusión a una subejecución presupuestaria del 26% y a la gran cantidad de “compras sin compulsa de precios”. Del mismo modo Sofía Vanelli, del Frente Renovador, centró su intervención en las subejecuciones en las diferentes áreas.

El edil Joaquín Noya cuestionó que “hubo 45 decretos modificatorios del presupuesto aprobado por este Concejo Deliberante”, y desmintió los índices de ejecución planteados por el oficialismo –que habló de un 95%- enumerando subejecuciones presupuestarias registradas en diversas áreas del Municipio. Y concluyó: “Este Municipio tiene presupuesto como para cerrar la grieta, la verdadera, no la que ustedes alimentan, la grieta entre los que más tiene y los que menos tienen, y no lo hace”.

SAN FERNANDO
El escenario fue similar al de San Isidro: con nueve votos a favor de la aprobación de la rendición y nueve en contra, tuvo que intervenir la concejal Ana Hansen –en el rol de presidenta del cuerpo, ante la ausencia de Santiago Aparicio- para desempatar y darle curso al visto bueno a las cuentas de 2016 en el distrito de Luis Andreotti.

Con todo el bloque renovador oficialista votando a favor, la oposición tanto del Frente para la Victoria como de Cambiemos reclamó el pase a comisión para un mayor análisis. Desde las posturas críticas a la aprobación, el discurso más extenso y duro contra la gestión sanfernandina provino del concejal del FpV Ignacio Álvarez, quien resaltó el alto porcentaje de presupuesto “subejecutado” y planteó: “Si estamos sobre-recaudando, creemos que es mejor congelar las tasas municipales e incluso bajarlas, teniendo en cuenta la situación económica que vive el país”.

Luego, en diálogo con Qué Pasa, agregó: “También queremos discutir la cantidad de dinero que tiene el municipio de San Fernando en inversiones financieras. El 60% del presupuesto, unos mil millones que están generando intereses en los bancos. Se pueden hacer escuelas, poner en el hospital con la crisis que está atravesando, se pueden hacer viviendas sociales, podes resolver algunos problemas de los productores del delta, y nada de esto estás haciendo”, afirmó Álvarez, quien criticó además “los sueldo muy bajos de los empleados municipales” y las transferencias de partidas.

PILAR
En el caso de Pilar, la sesión para tratar la rendición de cuentas del primer año de gestión de Nicolás Ducoté tuvo la particularidad de estar cargada de críticas, pero con una mayoría de votos a favor, incluso de sectores opositores, mientras el oficialismo se concentró en elogiar la “prolijidad” de sus números.

Entre los cuestionamientos, la mayoría apuntó contra la subejecución de partidas. Concretamente, se señaló el nivel de ingresos de 2.767 millones de pesos, con un gasto de 2.133 millones y un ‘ahorro’ de 634 millones. Además, se criticó el alto impacto del gasto administrativo por sobre lo destinado a obras y servicios, y la distribución de la carga tributaria.

Según reconstruyó El Diario de Pilar, el bloque del Frente Pilarense -de los concejales Federico Achával y Santiago Laurent-, votó en contra. Por su parte, el interbloque justicialista lo hizo dividido: Juan Pablo Roldán se opuso; Marcia González y Marcela González acompañaron, mientras que Juan Luna y Sebastián Pérez se abstuvieron. El massismo y los unibloques peronistas dieron el visto bueno para aprobar el expediente.

SAN MARTÍN
En el distrito gobernado por Gabriel Katopodis la rendición de cuentas se aprobó por mayoría en el Concejo Deliberante. Sin sorpresas, oficialismo y aliados votaron a favor, mientras que el radical y actual renovador Pablo ‘Pichi’ Cristani se abstuvo, así como el kirchnerista Hernán Letcher. El interbloque Cambiemos, aquí en rol opositor, votó en contra. En tanto Mabel Camerota, ex massista y actual oficialista, se levantó de su banca al momento de la votación.

La defensa más encendida por la aprobación de la rendición provino del legislador del Movimiento Evita, Julián Ríos. Optó por resaltar lo hecho en el Área Reconquista. “Nosotros, los movimientos sociales, hace muchos años trabajamos en los barrios. Y exigimos asfalto desde siempre. En la época de Ricardo Ivoskus se nos murió una nena porque no entraba la ambulancia porque no había asfalto”, relató, para contrastar con las obras de pavimentación en la zona de la actual gestión.

Desde la mirada contraria, las quejas de los legisladores de Cambiemos dispararon especialmente contra la falta de acceso a la información y la subejecución de partidas. Por su parte, según publicó SM Noticias, Letcher sostuvo que “no le cierran los números”.

Dejar una respuesta