Compartir
El terreno de Munro que el Municipio quiere vender.

Plazas convertidas en destacamentos, venta de casonas históricas para la construcción de edificios más altos de los permitidos, tierras públicas de la costa para la instalación de un mega-shopping y más torres… El negocio inmobiliario en Vicente López no se detiene: concejales de la oposición vienen denunciando desde el año pasado el sospechoso intento del Municipio que gobierna Jorge Macri de permutar – ahora vender—un terreno en desuso ubicado en Munro para obtener la propiedad de una casa en las inmediaciones del barrio Las Flores que cuesta 7 millones de pesos menos.

La justificación está en el destino que quieren darle a la casa, ubicada en Beruti 761, Villa Martelli, que es la creación de un Centro Barrial de Infancia para los niños del barrio Las Flores.

Lo curioso es el modo en que el Municipio busca llevar adelante esta transacción. En febrero, por caso, tuvo que suspender una permuta luego de una denuncia que habían realizado ante el Tribunal de Cuentas algunos concejales de la oposición, en la que se constaba que detrás de esa maniobra había, en realidad, una compra-venta encubierta sin seguir con las normativas que obligan a realizar la transacción a través de una licitación pública. Por eso, ahora, vuelve a la carga y lleva un nuevo dictamen a sesión del Concejo para aprobar esa compra-venta.

El terreno municipal tiene poco más de 3000 metros cuadrados, está ubicado en las calles Guillermo White, Sargento Cabral, Capitán Bermúdez, Munro, y fue tazado en 2015 a un valor de 11 millones de pesos. La casa, en cambio, tiene un valor de 4 millones de pesos, y sería entregada por la firma BLA S.A. a cambio del terreno, previo pago de una diferencia de 7 millones de pesos. Lo que inquieta a los concejales de la oposición es seguir vendiendo y entregando los pocos pulmones verdes del distrito sin justificación “razonable”.

“No pudieron ir con la permuta, ahora avanzan con la compra venta con un procedimiento que no es razonable. Queremos el Centro Barrial en Las Flores, pero el Municipio puede comprar esa casa sin necesidad de vender el terreno donde podría construirse una plaza”, señaló la concejala Sofía Vannelli (FR) a El Argentino ZN, una de las impulsoras del dictamen de minoría, en el que sugieren que el inmueble sea comprado con el alto presupuesto con el que cuenta el Municipio. En ese sentido, Vannelli explicó además que el Municipio viene subejecutando el presupuesto en varias áreas sensibles, como salud, educación, seguridad, niñez y en políticas de prevención de violencia de género, pero gastando fortuna en publicidad.

La casa de Villa Martelli que obtendrá a cambio del terreno.

“Tenemos un presupuesto para este año de 430 millones, lo que por día representa casi 12 millones, pero para comprar una casa que representa sólo el 0,28 % del presupuesto, tienen que vender un espacio verde en un distrito donde tenemos problemas precisamente por la falta de espacios verdes”, señala Vannelli, que junto a sus pares Claudia Ávalos Uñates (Gen), Meneca Djedjeian (Agrupación Vecinal N.A.C.E.R.) y Germán Maldonado (FR), presentaron un dictamen en minoría solicitando que la casa para el Centro Barrial se compre con presupuesto oficial o con dinero líquido que tiene el municipio, y que transforme el terreno de Munro en un espacio verde público.

“No parece razonable cuando el Municipio tiene sólo un 0.83 metros cuadrados de espacios públicos por habitante, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la ley provincial 8912 recomiendan 10 metros cuadrados por habitantes por una cuestión de salud pública”, agregó Vannelli.

“La realidad es que el Municipio tiene el dinero para comprar la casa sin vender el terreno, tiene partidas subejecutadas, tiene sin utilizar gran parte de los 13 millones del fondo SOJA, un fondo nacional para destinar a temas sociales, y hasta un plazo fijo de 504 millones de pesos disponible”, destacó la concejala que, a su vez, no tiene dudas sobre cuál es el trasfondo de tan curiosa transacción: el negocio inmobiliario.

“Claramente hay una tendencia a generar desarrollo inmobiliario en todo Vicente López. Ya viene haciéndose en muchos lugares del distrito, como en avenida Libertador, con construcciones gigantes. No es casualidad que insistan en entregar este terreno a una empresa en una zona cercana a Panamericana, donde también crecen las construcciones de edificios. Ya sabemos que esto tiene una intencionalidad, en medio de una creciente demanda de los vecinos por disponer de espacio verde, que debería ser tomada como una política sanitaria”, señaló.

La sesión para finalmente habilitar la venta del terreno se realizará hoy después de la sesión de rendición de cuentas del presupuesto 2016, donde concejales de la oposición van a reclamar, precisamente, la subejecución del dinero que debía ser destinado a temas sociales y esenciales para la vida de la comunidad, al tiempo que se destinaron millonarios presupuestos a la publicidad y difusión de los actos de gobierno.

Dejar una respuesta