Una cooperativa de San Martín recibió una factura de luz de $3...

Una cooperativa de San Martín recibió una factura de luz de $3 millones: toman el ministerio de Energía

Se trata de Cueroflex, la única del país que trabaja con cuero reciclado y de la que viven 80 familias. La millonaria tarifa llega después de una factura de gas por un millón y medio de pesos. Denuncian acuerdos por subsidios incumplidos por parte del Gobierno.

Compartir

Trabajadores de la cooperativa Cueroflex de San Martín, la única del país que trabaja con cuero reciclado, tomaron hoy la sede del ministerio de Energía luego de recibir una factura de luz por 3 millones de pesos. La millonaria factura de Edenor llegó luego de que en diciembre la cooperativa llegara a un acuerdo de subsidios con el Gobierno, pero este incumplió. No es la primera tarifa millonaria que les llega, ya adeudan una boleta de gas por un millón y medio de pesos, lo que pone en peligro la continuidad de sus 80 puestos de trabajo.

“En diciembre se había firmado un acta de compromiso con el ministerio de Energía. Nos iban a subsidiar por ser una cooperativa. Pero desde entonces no pasó nada. Tenemos una deuda de tres millones de pesos de luz y un millón y medio de gas. Semejantes facturas no las podemos trasladar al costo, ya lo que está entrando de Alemania e Italia cuesta un 20% menos que lo nuestro. No podemos competir”, señaló Jorge Reisch, referente de la cooperativa, en diálogo con Política Argentina.

Unos 60 trabajadores de la cooperativa se encuentran en este momento tomando la cartera que conduce Juan José Aranguren, lugar en el que se instalaron a las 9 de la mañana a la espera de una reunión con el Ministro. Luego de varias horas de toma, solamente fueron recibidos por el subsecretario de Coordinación Política Tarifaria, Andrés Chambouleyron, sin llegar a ningún acuerdo, por lo que se mantienen en el lugar hasta obtener una solución, según informaron. “No llegamos a ningún acuerdo y esperamos otra reunión”, dijo Reisch.

Cueroflex se convirtió en cooperativa hace cinco años, tras el vaciamiento por parte de los antiguos dueños. “Somos 80 trabajadores, 80 familias que dependemos de esto. Estamos todos en la misma y no podemos achicar el plantel. Para pagar esas facturas tendríamos que bajarnos el sueldo. Y nuestras ventas ya cayeron entre 30 y 40 por ciento en el mercado local”, alertó el cooperativista, quien destacó que se trata de la “única empresa de reciclado de cuero en el país”.

Cueroflex es una de las 13 cooperativas que funcionan en San Martín y que vienen organizándose para afrontar las políticas de ajuste y tarifazos que hacen peligrar su actividad y sus fuentes de trabajo, tal como lo informó hace unos días El Argentino ZN. Uno de los peligros más inminentes son, también, los vetos sistemáticos de la gobernadora María Eugenia Vidal a las leyes de expropiación aprobadas en la legislatura bonaerense, que ubica a varias de las empresas recuperadas en un estado de ilegalidad.

Dejar una respuesta