Compartir

¿Quién dijo que las sextas partes no fueron buenas? Reservoir Songs estrena una nueva temporada de “Tarantino Soundtracks”, el espectáculo de rock en el que recrean los hits y los lados b que acompañan la obra del notable director. “Tenemos un repertorio de sesenta canciones que vamos rotando según las circunstancias”, cuenta a El Argentino ZN “Brown”, compositor, multiinstruentista y ocasional cantante de una banda de alias. “Nos permitimos jugar, y el hecho de manejarnos cada uno con su alter ego nos da la posibilidad de construir todo un juego alrededor”.

-¿Cuándo empezó tu fascinación por la obra de Tarantino?

-En el año 1994 empezaba a estudiar publicidad y un profesor nos recomendó Pulp Fiction para analizar su estructura narrativa. En ese momento me influyó mucho, y guardé dentro de mi cinefilia el gusto por Tarantino. En simultáneo, siempre fui músico y a principios de 2011 los mundos se unieron en esta banda, no para homenajear a una película o a un director, sino a un artista.

-¿La música entró de inmediato en esa cinefilia?

-La primera impresión con Pulp Fiction fue la de reconocer grandes canciones. A partir de ver el resto de las pelis, empecé a notar una escuela en el tema de cada banda sonora: no había una casualidad en la elección de las canciones, sino que se trataba de redescubrir, y recontextualizar canciones y temáticas: concebir una película de artes marciales con música de spaghetti western, y que suene natural. Creo que ese es su gran diferencial, más allá de ser un gran director.

-¿En qué momento el grupo toma definitivamente el rumbo del “Tarantino Soundtrack?

-Veníamos tocando juntos hace tiempo y teníamos gustos disímiles en lo musical, desde el pop clásico hasta el hard rock. El gusto común por el cine de Tarantino de alguna manera nos simplificó a la hora de elegir un camino a seguir. Era difícil encontrar una línea que nos dejara a todos conformes y evitara incomodidades, y el espectáculo “Tarantino Soundtracks” se adaptaba a todas nuestras inquietudes.

“Dogs from hell”, o el sueño del soundtrack propio

A finales de 2016, Reservoir Songs editó “Dogs from hell”, el primer disco con canciones propias en el que ejecutan la banda de sonido de un film imaginario, con la estética sonora, visual y conceptual de época. Un sonido de road movie, ambientado entre el campo y la ciudad con una presentación en vivo que superó las expectativas. “Fuimos con mucha incertidumbre y la gente por suerte entendió el chiste”, cuenta el compositor de las 14 canciones de la placa.

-¿Fantasean con una película que ilustre el soundtrack?

-Hay una idea de hacer el proceso inverso, pero estamos abiertos a toda posibilidad. El disco fue un proceso de dos años y no hay fecha para lo que vendrá ni sabemos cómo lo vamos a materializar, ni cómo van a jugar los diferentes formatos en eso. Hay un escenario de rescates sonoros y emotivos muy fuerte, y queremos aprovechar eso.

-¿El vintage es una decisión artística?

-Trabajamos una estética vintage y cuidamos cada detalle. Desde lo musical, tratamos que sea lo más original posible: grabamos con instrumentos originales como el theremin, por más que cueste mucho conseguirlos y sean reproducibles desde una computadora. Elegimos darnos el gusto de evitar ese atajo y sonar retro de la forma más auténtica posible.

-Reservoir Songs presenta “Tarantino Soundtracks” el sábado 13 de mayo a las 23.50 en Bebop Club, Moreno 364, San Telmo.

 

Dejar una respuesta