A copar las calles contra el 2×1 a genocidas

A copar las calles contra el 2×1 a genocidas

Mientras un represor de Campo de Mayo se convirtió en el primer genocida en usar el escandaloso fallo de la Corte Suprema para solicitar el beneficio de la reducción de su condena, la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Zona Norte –junto a otros organismos- convoca a un acto de repudio para el próximo miércoles, en Plaza de Mayo.

Compartir

La Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Zona Norte, junto a organismos de Derechos Humanos como Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora –entre muchos otros- convocó a concentrarse el próximo miércoles en Plaza de Mayo para repudiar el escandaloso fallo de la Corte Suprema que avaló la aplicación del beneficio del 2×1 a genocidas.

La cita es el miércoles 10 a las 18. La convocatoria original era frente al Palacio de Justicia, en Plaza Lavalle, pero se modificó debido a las obras que se están realizando allí. “Esperamos que el conjunto de la sociedad nos acompañe para que nunca más haya impunidad en la Argentina, porque lo que no se juzga y condena, se repite”, advirtieron los organismos, que apenas se conoció la resolución del máximo tribunal expresaron un fuerte repudio y alertaron que el fallo que beneficia al represor Luis Muiña “cierra el círculo de la impunidad”.

En tanto, a raíz del preocupante precedente que sienta el fallo cortesano, las defensas de dos represores ya pidieron la aplicación del beneficio de reducción de penas, tal como se preveía. El primer genocida en solicitar al Poder Judicial ser favorecido por el 2×1 es, de hecho, un represor de Campo de Mayo. Se trata del ex capitán del Ejército y apropiador de Francisco Madariaga, Víctor Gallo, según informó Página 12.

Gallo recibió una condena de 15 años en julio de 2012 en el juicio por el plan sistemático de robo de bebés y, en 2016, se le otorgó una pena única de 25 años, al reunificarla con otras anteriores. En ese momento, su defensa realizó un pedido por el beneficio del 2 x 1, que contemplaba la excarcelación bajo libertad condicional, pero el Tribunal Oral Federal 6 lo rechazó y la apelación estaba en la Sala III de Casación Penal. Ahora, con el fallo supremo como precedente, el genocida tiene una nueva chance.

El represor fue también uno de los que gozó del beneficio de ser trasladado a la “cárcel VIP” de Campo de Mayo en diciembre de 2016, en otro de los episodios que denotaron el cambio de época y que también fue fuertemente repudiado por la Comisión por la Memoria de Zona Norte. Finalmente, Gallo debió volver a una cárcel común. Al menos, hasta ahora.

Dejar una respuesta