Golpe para Tigre y la Provincia: un fallo les dio la razón...

Golpe para Tigre y la Provincia: un fallo les dio la razón a los vecinos de Garrote

Los gobiernos de Zamora y Vidal deben garantizar los servicios urbanos básicos a los habitantes de Garrote. Así lo determinó la Cámara Contencioso Administrativa de San Martín, confirmando un fallo de primera instancia. En menos de 120 días deberán proveer a los vecinos de agua potable y servicios de recolección de residuos, limpieza de pozos ciegos y desagües cloacales.

Compartir
Foto: Guillermo Pardo.

El Municipio de Tigre y la Provincia de Buenos Aires deberán garantizar, en un plazo de 60 a 120 días, los servicios urbanos básicos para los vecinos del barrio Garrote. Así lo dispuso la Cámara Contencioso Administrativa de San Martín, confirmando un fallo de primera instancia que había sido apelado por los gobiernos de Julio Zamora y María Eugenia Vidal, con argumentos estigmatizadores.

Así, tanto el Municipio como la Provincia deberán concretar la recolección de residuos, la fumigación, la limpieza del asentamiento y de las costas del río Luján y del Canal de San Fernando, mejorar el sistema de saneamiento y la provisión de agua potable, considerada como un derecho humano.

Garrote, como se conoce al barrio Almirante Brown, es un asentamiento de 40 años de antigüedad donde viven alrededor de 800 familias en condiciones de precariedad. A sólo unos metros de allí, la construcción del mega emprendimiento inmobiliario Venice, de la desarrolladora TGLT S.A., amenaza con agravar su situación.

“Es un fallo muy favorable, un gran avance y un precedente bastante novedoso en la provincia de Buenos Aires, que puede ser extendido a otros barrios que estén en la misma situación que Garrote”, destacó Santiago Sánchez, abogado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que patrocina jurídicamente a los vecinos. “El criterio es que las condiciones de habitabilidad -que no haya servicios urbanos como provisión de agua potable, recolección de residuos, que haya pozos ciegos al ras del piso y abiertos- implican un déficit que impacta en el derecho a la vida, a la salud y a la dignidad humana. Ese argumento se puede utilizar en otros barrios del conurbano. Eso nos parece central”, resaltó, en diálogo con El Argentino ZN.

“Me da mucha satisfacción saber que los obligan a cumplir y no les dan lugar a que ellos apelaron. En la apelación decían que Garrote es un barrio clandestino, de gente violenta, que por eso no podían ingresar a limpiar. Es mentira. Ellos tienen un agente territorial, tienen gente acá que trabaja para ellos”, cuestionó ante este medio Marcela Creciente, una de las vecinas que impulsó la denuncia, cansada de las inundaciones ante cada lluvia, de los desagües colapsados, de los olores, de la basura siempre acumulada.

De hecho, los argumentos esgrimidos por el municipio de Tigre en la apelación al fallo de primera instancia también llamaron la atención de los camaristas, que respondieron rebatiendo punto por punto. Por caso, el municipio a cargo de Julio Zamora había planteado en su apelación que “el mejoramiento de la infraestructura de un sitio que quiere erradicarse justamente por su clandestinidad y precariedad, para llevar en forma definitiva condiciones de habitabilidad a sus vecinos, conllevaría un crecimiento de habitantes del asentamiento”. Ante esto, la camarista Ana María Bezzi fundamentó –con el acuerdo de sus pares Jorge Augusto Saulquin y Hugo Jorge Echarri- que “no resultaría razonable ni adecuado -en función de la entidad de los derechos vulnerados- mantener el ingente statu quo descripto con el solo objeto de evitar o fomentar que se incrementen los habitantes del barrio aludido”. Y agregó: “La cuestión atinente a si la mejora ordenada podría provocar -hipotéticamente- un incremento poblacional en el barrio carece de entidad suficiente frente a la gravedad de la situación sanitaria explicitada”.

Otro de los planteos del Municipio en su rechazo al fallo de primera instancia fue que no podría garantizar la seguridad de los trabajadores que ingresaran a Garrote para la recolección de residuos y demás tareas ordenadas. La respuesta de la Cámara también fue contundente en este sentido: “La autoridad administrativa posee facultades suficientes para coordinar y requerir el auxilio y colaboración de la fuerza pública competente tanto para proveer lo necesario de cara a la seguridad del personal municipal y de quienes requieran efectuar las tareas cautelarmente dispuestas, como también la de los propios vecinos del asentamiento”. Es decir: no hay excusas.

La causa de los vecinos de Garrote patrocinados por el CELS se inició por el incumplimiento de la Ley de Acceso Justo al Hábitat –tal como había informado este portal-, que determina que debe haber una gestión urbana que haga efectivo el derecho a un hábitat digno. El incumplimiento de estos derechos en Garrote se vuelve aún más palpable ante el contraste con el lujoso emprendimiento lindante: Venice.

“Además de la particularidad del barrio por el lugar en el que está, con la falta de servicios y el fuerte déficit habitacional, tiene la paradoja de que a pocos metros se está construyendo un mega emprendimiento inmobiliario de lujo, en el mismo distrito. Para nosotros, esa es la expresión de la política habitacional o urbana del municipio –explicó el abogado- Por un lado, hacen todo el esfuerzo para que se construyan Venice, Nordelta y todos los barrios cerrados, incluyendo incurrir en irregularidades como otorgar permisos cuando no les corresponde o habilitar una obra cuando no es de su competencia”.

Al detallar el caso de Venice, Sánchez recordó que ese desarrollo inmobiliario ya enfrentó dos causas en su contra. “Entre esas dos causas se descubrieron algunas cosas interesantes, como que en 2008 el Municipio permitió construir el barrio en un predio donde durante 100 años funcionó Astarsa, uno de los grandes astilleros del país, y ese predio tenía una zonificación industrial. Cuando compran ese inmueble y TGLT se acerca al Municipio, les mantiene la zonificación industrial pero les cambia los parámetros urbanísticos para que pudieran desarrollar un country. Es un cambio de zonificación encubierto y se saltea al Concejo Deliberante, que tiene la potestad de cambiar la zonificación, y a la Provincia, que tiene que aprobar antes que se produzca el emprendimiento”. Por otro lado, agregó el letrado, “el Municipio aprobó los estudios de impacto ambiental y de infraestructura cuando no tenía potestad para hacerlo”.

“¿Por qué elegimos Garrote? Porque ahí confluye de forma muy nítida cuál es la política urbana de Tigre. Por un lado, a los mega emprendimientos todo: hacer la vista gorda, dar permisos cuando no corresponde. Y por otro, hacia los barrios populares, el mismo esfuerzo pero para expulsarlos. Es un municipio con una política muy nítida en eso”, concluyó el abogado del CELS.

1 COMENTARIO

  1. […] Luego de muchos años de lucha, se logró que se garanticen el suministro de los servicios básicos en el barrio Garrote de Tigre, donde funciona uno de los centros de ETIS. El viernes 28 de abril, la Cámara Contencioso Administrativa de San Martín, confirmó la medida cautelar que ordenó el suministro de servicios urbanos básicos al barrio Garrote. Este fallo  ratifica la medida cautelar que había dictado el juez de primera  instancia y ordena al municipio y a la provincia de Buenos Aires que  provea de manera inmediata agua potable y servicios de recolección de  residuos, limpieza de pozos ciegos y desagües cloacales. Esta causa se inició por el incumplimiento de la Ley de Acceso Justo al Hábitat, que reconoce principios y crea instrumentos de gestión urbana para hacer efectivo el derecho a un hábitat digno. El fallo es un avance importante porque considera que el déficit habitacional por falta de servicios urbanos básicos es una vulneración de los derechos humanos y que ante esta situación el municipio de Tigre y la provincia de Buenos Aires tienen la obligación de adoptar medidas urgentes para dar respuestas a los reclamos históricos del barrio. Aplaudimos esta victoria luego de un excelente trabajo de nuestros compañeros del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) con quienes venimos acompañando junto a las cooperativistas de Vecinos Solidarios, esta lucha histórica. Ver nota del CELS                                        Ver nota de El Argentino ZN […]

Dejar una respuesta