Más impunidad: suspenden el inicio de un juicio a represores de Campo...

Más impunidad: suspenden el inicio de un juicio a represores de Campo de Mayo

Debía comenzar el próximo martes. Por falta de un juez en el Tribunal el proceso se canceló, sin certezas sobre cuándo podrá realizarse. “Es una situación de absoluta impunidad. Hay 21 juicios por hacerse, sólo en Campo de Mayo”, advierten desde la Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte. “Con genocidas añosos y muy añosos, con familiares y sobrevivientes añosos y muy añosos, esto marca que en muy poco tiempo estos juicios no podrán llevarse adelante”.

Compartir

El próximo martes 2 de mayo debía comenzar en San Martín el juicio número 14 por crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de Campo de Mayo. Se juzgaría a dos militares, un policía y un civil, por dos homicidios durante la última dictadura cívico-militar. Fecha y hora ya estaban pautados, pero ayer llegó la noticia contraria: el debate oral no comenzará, porque falta un tercer juez y no está conformado el tribunal. La postergación es hasta nuevo aviso: sin certezas sobre cuándo se realizará el proceso.

“Nos parece que esto muestra claramente cuál es la situación actual de los juicios en su extrema gravedad. Es una situación de absoluta impunidad. Hay 21 juicios por hacerse, sólo en Campo de Mayo, más todas las causas que puedan ser elevadas a juicio oral, que son un montón. Si se está haciendo un promedio de un juicio por raño –aunque el año pasado no terminó ninguno-, esto implica tener 20 años de juicios por delante. Con genocidas añosos y muy añosos, con familiares y sobrevivientes añosos y muy añosos, esto marca que en muy poco tiempo estos juicios no podrán llevarse adelante”, advirtió Adriana Taboada, de la Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte.

El juicio que debía comenzar el martes sería corto, por dos homicidios cometidos en 1976. Los acusados son Santiago Omar Riveros y Luis Sadi Pepa, ya condenados en otras causas, y el ex comisario de Martínez, Oscar Arnaldo Mateo, junto a su ex jefe de calle Ángel Roberto Salguero, quien está en libertad.
“El tener que levantar el juicio el día martes constituye un hecho gravísimo, que muestra impunidad. Porque además, nos habla de las dificultades o imposibilidades que va a haber para constituir tribunales para los juicios que vienen. Entre ellos el de Ford, un juicio paradigmático a civiles”, resaltó Taboada, en diálogo con El Argentino ZN. Ese juicio, de hecho, ya viene siendo largamente pateado y postergado.

La nueva postergación se enmarca en un contexto generalizado, tal como advierte la Comisión de Zona Norte. “Esto se suma a la política que se lleva desde la Secretaría de Derechos Humanos, de amparo de los familiares de los genocidas, gestionando por ejemplo personalmente que sean recibidos por la CIDH o siendo recibidos en secreto por (el ministro de Justicia, de la Nación Germán) Garavano o cuando la SDH decide no apelar en causas tan importantes como papel prensa, cuando en su momento se constituyó como querellante –enumeró Taboada- Cuando se van cerrando, vaciando y desfinanciando las distintas áreas del Poder Ejecutivo, cuando avanza la política negacionista, lo que queda es resistir con más fuerza, dar la batalla que corresponda, porque en este país hubo un genocidio, un plan sistemático de exterminio, porque aún los genocidas sostienen el silencio y mantienen el delito al no decir qué pasó con cada desaparecido”.

Dejar una respuesta