Femicidio de Araceli: detuvieron al principal sospechoso

Femicidio de Araceli: detuvieron al principal sospechoso

Una mujer embarazada lo identificó en las inmediaciones de la villa 1-11-14, en Flores. Gracias a ella, personal de Gendarmería logró detener a Darío Badaracco. Es el dueño de la casa donde fue hallado el cuerpo de la joven, tras un mes desaparecida.

Compartir

Una mujer embarazada fue quien encontró al principal sospechoso por el femicidio de Araceli Fulles. Darío Badaracco estaba prófugo y fue localizado en las inmediaciones de la villa 1-11-14, en el barrio porteño de Flores. Es el dueño de la casa de San Martín donde fue hallado el cuerpo de la joven, tras casi un mes desaparecida.

Tras la advertencia de la mujer, Badaracco fue ubicado y detenido cerca del puesto de Gendarmería de Cobo y Curapaligüe, en la entrada de la villa de Flores. Fue alojado en la Comisaría 38 y, desde allí, trasladado a última hora de ayer a la alcaldía de los Tribunales de San Martín, donde hoy sería indagado por el juez de la causa.

Nancy González, la vecina que lo identificó, explicó a A24 que cuando la policía detuvo a Badaracco “lo puso contra la pared y él no hizo nada ni dijo nada. Se quedó quieto, duro”. Y agregó: “Pienso que soy una corajuda porque estoy embarazada y me podía hacer algo. Él tenía una bolsa en la mano, Gendarmería dice que de ahí sacó un corpiño, lápiz labial y pertenencias de mujer. Cuando le vi la cara me puse a llorar”.

La fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de San Martín, Graciela López Pereyra, había ordenado su detención y hasta ahora no había podido dar con él, pese a que ya había declarado tres veces en la causa y ya se había requisado su vivienda previamente, sin resultados.

Además de Badaracco, habían sido detenidos previamente Jonathan y Emanuel Avalos, hermanos de 29 y 25 años respectivamente; Marcos Ibarra, de 32, y Carlos Damián Alberto Cassalz, de 35 -el dueño del corralón donde trabajaba Badaracco-, quienes están siendo investigados por homicidio agravado.

Anoche, pese al cuestionable accionar de la Policía durante la búsqueda de Araceli y luego de que fueran apartados tres efectivos por sus vinculaciones tanto con los dos hermanos detenidos como con Badaracco, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, usó su cuenta de Twitter para ostentar sobre el arresto. “Detenico el presunto asesino de Araceli. Felicitaciones Gendarmería por su trabajo esforzado”, escribió. Sin embargo, fue el compromiso de una mujer embarazada el que permitió dar con el principal sospechoso del femicidio de la joven de San Martín.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta