Compartir

En un escenario tenso, acorde a un año electoral que toma cada vez más temperatura, se realizó ayer la apertura de sesiones 2017 del Honorable Concejo Deliberante de Tigre. Con la votación positiva del bloque oficialista, los bloques opositores de Cambiemos y del Peronismo para la Victoria, y el voto negativo de los concejales del Frente para la Victoria, se aprobó la rendición de cuentas municipal para el período 2016, que motivó duras críticas en el FpV. “Esta rendición de cuentas es una fantasía del intendente Zamora sobre un Tigre que no existe”, expresó Roxana López, la presidenta del bloque.

Durante el discurso de apertura, Zamora hizo hincapié en una nueva agenda de triple impacto (social, económico y ambiental) centrada en la recuperación de espacios en la ciudad. “Impulsamos servicios públicos de mayor calidad para llegar con el Estado a cada barrio de Tigre”, declaró el jefe comunal, pero la concejala lo cruzó argumentando que “los vecinos sufren todos los días por la falta de recursos, de obras fundamentales en barrios que se inundan por las lluvias o la escasez de insumos en los Centros de Salud municipales”, manifestó López luego de la maratónica sesión.

Además, la titular del bloque del FpV cuestionó que el Municipio no recibiera fondos provinciales durante todo 2016 en dos áreas muy sensibles para la comunidad como son la Prevención de Violencia de Género en Adolescencia y el Plan Nacional de Viviendas. “Durante todo el año pasado vimos como el intendente y su jefe político, Sergio Massa, posaban sonrientes con el presidente (Mauricio) Macri y la gobernadora (María Eugenia) Vidal, con viaje a Davos incluido y encuentros en hoteles de primera clase, mientras Tigre sufría los mismos recortes que el resto de los municipios en áreas muy sensibles para los vecinos”, sostuvo López.

Por su parte, Federico Ugo, concejal del FPV, también cuestionó las palabras del jefe comunal. “Escuchamos un discurso con poca convicción, con consignas leídas y sin sentimiento de lo que queremos los tigrenses. Hoy mencionó mucho más al Gobierno Nacional que a nuestro Tigre, en una actitud que lo muestra bastante distante con la problemáticas del distrito, además de expresar cierta tensión con Sergio Massa, a quien ya no nombra tanto como en discursos anteriores y solamente lo reconoce como amigo”, opinó Ugo.

Además, el concejal aseguró que “Zamora ya no puede prometer las cloacas y el agua para el 2019 y tiene que reconocer que las plantas potabilizadora y depuradora se hicieron por el gobierno nacional anterior, el nuestro”, y celebró que el intendente “haya tomado nuestra agenda ambiental: preservar el Delta, pedir el cierre del CEAMSE, presentar el plan de manejo de residuos sólidos urbanos, sanear la cuenca del Reconquista. Le vamos a proponer la creación de nuevas reservas naturales en Tigre”.

La falta de cloacas es uno de los temas álgidos en la zona y la cuestión quedó en medio de pases de factura tanto a nivel local como hacia el actual gobierno nacional. “Hace un año y un mes firmamos un convenio con el gobierno nacional, para poner cloacas y agua potable en todo Tigre, pero las obras se retrasan por cuestiones burocráticas. Mi responsabilidad es decir que los fondos tardan en llegar”, planteó Zamora. A pesar de ello, adelantó que la localidad de Ricardo Rojas será este año la primera en recibir la obra cloacal, en un distrito donde -cabe recordar- la mayor cantidad de servicios cloacales se concentra en los barrios cerrados, donde vive una ínfima porción de la población continental local.

Dejar una respuesta