Condenan a cuatro años de prisión a Pablo García Aliverti

Condenan a cuatro años de prisión a Pablo García Aliverti

El joven también quedó inhabilitado para manejar por ocho años, aunque seguirá libre hasta que la condena quede firme. En febrero de 2013, atropelló y mató a un ciclista en la Panamericana.

Compartir
Foto: Gustavo Amarelle -Télam

El periodista y locutor Pablo García Aliverti fue condenado hoy a la pena de cuatro años de prisión por el delito de homicidio culposo agravado por atropellar y matar al vigilador Reinaldo Rodas, a quien arrastró sobre el capó de su auto a lo largo de 17 kilómetros por la Panamericana.

Con una breve lectura, el Tribunal Oral N° 6 de San Isidro dio a conocer el fallo, que inhabilita al joven a conducir por un lapso de ocho años. Sin embargo, el hijo del periodista Eduardo Aliverti seguirá libre hasta que la sentencia esté firme.

Luego del fallo, uno de los abogados de la familia Rodas, Alberto Domínguez se mostró conforme con el fallo. “Lo importante es el mensaje que se transmitió; que una persona que provoque un hecho de esta magnitud, que maneje borracho, drogado o corriendo picadas, por lo menos va a estar detenido”.

Por su parte, Catalina Ramirez, viuda del vigilador, aseguró: “estoy contenta en parte, porque fue condenado, pero yo esperaba que le dieran más años”. El próximo lunes, la querella pedirá la detención de García Aliverti, algo que dirimirá la Cámara de Apelaciones y pasará a Casación, que tienen seis meses para expedirse.

Otros familiares de Rodas cuestionaron abiertamente el fallo. “Es una vergüenza que le den cuatro años, esperábamos algo más serio. Llegó y se fue manejando, es una falta de respeto”. Manifestó su hermano, Aldo. En tanto, el hijo de la víctima fue terminante: “esperaba que se vaya con esposas y me pida perdón por haber matado a mi viejo”, declaró.

El hecho ocurrió en la madrugada del 16 de febrero de 2013. García manejaba por la autopista Panamericana y a la altura del kilómetro 52 embistió a Rodas, quien iba en bicicleta al trabajo. El cuerpo de la víctima atravesó el parabrisas y García condujo 17 kilómetros con el cadáver de Rodas a su lado, hasta que se detuvo en la estación de peaje de Tortuguitas. Tras las primeras pericias, la Justicia determinó que García conducía con 1,45 gramos de alcohol en sangre, casi el triple del permitido.

Dejar una respuesta