Vicente López: crece la preocupación por la violencia institucional contra jóvenes

Vicente López: crece la preocupación por la violencia institucional contra jóvenes

Alumnos del colegio Paula Albarracín de Olivos denunciaron amedrentamiento de las fuerzas de seguridad locales cuando se manifestaban en solidaridad con la lucha docente. Hoy el tema llega al Concejo Deliberante: el FPV-PJ presentó un proyecto para exigir al Ejecutivo que informe si envió a patrullas del distrito a filmar a los estudiantes. Además, los padres comienzan a organizarse ante los episodios de violencia policial que sufren los adolescentes y jóvenes.

Compartir
Imagen: Google Street View

El hecho ocurrió el miércoles 12 por la tarde. Un grupo de alumnos del Colegio Paula Albarracín se manifestaba en repudio a la represión que habían sufrido los docentes días atrás, cuando intentaban armar la “Escuela Itinerante” en la Plaza Congreso. Durante el acto, los estudiantes fueron custodiados por dos patrulleros municipales, a los que luego se le sumaron policías de tránsito y hasta una camioneta de Gendarmería, en un inusitado despliegue de seguridad, según denunciaron desde el centro de estudiantes.

La situación, una más en un comportamiento reiterativo de las fuerzas de seguridad en el distrito, alertó a los concejales del Frente Para la Victoria-Partido Justicialista, quienes presentaron un proyecto de resolución que se tratará en la sesión de hoy.

De acuerdo al texto  firmado por los ediles Lorenzo Beccaria Juliana Martínez Molto, Joaquín Noya y Rubén Volpi, los jóvenes fueron provocados e intimados por la fuerzas de seguridad, quienes les decían “váyanse a tomar la leche y estudiar”. Según la denuncia, luego los fotografiaron y filmaron, alegando que “tenían la orden del Municipio” para hacerlo.

“Este tipo de comportamiento de la Patrulla Comunal lamentablemente se viene reiterando en forma habitual, siendo denunciado ante este cuerpo en más de una oportunidad y sin recibir respuesta alguna por las autoridades municipales”, concluye el escrito firmado por los concejales, quienes expresan su repudio al accionar de la patrulla y solicitan al Ejecutivo que informe si autorizó al personal de seguridad a filmar y fotografiar a los alumnos.

Un trapito detenido en Munro, en noviembre de 2016.

Este proyecto llega en un contexto en el que se multiplican en Vicente López las denuncias sobre el atropello de las fuerzas de seguridad en la vía pública. Días atrás, El Argentino ZN difundió la carta de una madre que denunciaba cómo su hijo, al igual que tantos jóvenes del distrito, sufre a diario el acoso policial. “Fui a la comisaría a quejarme. Se amparan diciendo que es una medida preventiva. Entonces, estamos todos bajo sospecha, les digo. Cuando mi hijo sale, les tengo más miedo a ustedes que a los chorros, en Martelli jamás le han robado, en cambio ustedes lo persiguen por portación de rostro”, escribió Leticia Walther, quien asegura que su hijo “lleva el DNI hasta cuando sale a la puerta de casa (literalmente)”.

La difusión de ese texto generó comentarios de madres de otros distritos, que describieron idénticas situaciones con sus hijos jóvenes y adolescentes. En Florida, por caso. Ante este panorama, vecinos, centros de estudiantes, sindicatos y organizaciones sociales se reunirán esta tarde a las 19 bajo el lema “con lxs pibxs no”. La cita es en el Centro Cultural “La Hora de los Pueblos”, Maquinista Carregal y Vélez Sarfield, Munro.

La violencia institucional tuvo y tiene expresiones diversas en la tierra que gobierna Jorge Macri. Durante este verano, volvieron los cacheos para ingresar al Vial Costero, a pesar de que una orden judicial los había declarado ilegales en 2015. En octubre pasado, un impresionante operativo policial impidió que un grupo de militantes realizara un mural en homenaje al ex Presidente Néstor Kirchner a metros de la Quinta de Olivos. Otro episodio de violencia institucional se vivió en Munro, cuando un agente vestido de civil se llevó en un auto sin identificación policial y con vidrios polarizados a un cuida coches, después de golpearlo.

Dejar una respuesta