Tigre: la buscaron durante días, apareció descuartizada y detuvieron a su pareja

Tigre: la buscaron durante días, apareció descuartizada y detuvieron a su pareja

Una mujer de 56 años, vecina de Don Torcuato, fue asesinada y parte de su cuerpo fue hallada en un tacho. Por el crimen detuvieron a su actual pareja y a otra mujer, sospechados de orquestar el homicidio para quedarse con medio millón de pesos que la víctima estaba por cobrar.

Compartir
María Adela Duarte tenía 56 años.

La búsqueda de María Adela Duarte había comenzado una semana atrás. En los últimos días, los datos para dar con su paradero circularon con fuerza en el distrito de Tigre. Su imagen hasta fue replicada por la Secretaria de Política Sanitaria del distrito, Malena Galmarini. En las últimas horas, se conoció un desenlace tan inesperado como horroroso para la mujer de 56 años, vecina de Don Torcuato. Habría sido asesinada y descuartizada por su actual pareja, con el objetivo de quedarse con sus bienes y con medio millón de pesos que estaba a punto de cobrar.

Oscar Alberto Iñigo, de 51 años, fue detenido como presunto autor del crimen. También fue arrestada otra pareja del hombre: Gilda Cañete, de 46 años. Ambos habrían orquestado el homicidio de Duarte para quedarse con los $500.000 de un reajuste previsional de su difunto esposo que estaba por recibir.

Según consignó Clarín, fuentes policiales informaron que el viernes pasado la hija de Duarte, de 28 años, radicó una denuncia por averiguación de paradero. No sabía nada de su madre desde el domingo 9 de abril. Desde entonces, la imagen de la vecina de Don Torcuato comenzó a circular por las redes sociales y en carteles repartidos por el distrito.

Su hija contó que antes de realizar la denuncia había ido a las dos viviendas de Duarte y que en una de ellas, en Francesita 1147 de General Pacheco, un vecino le dijo que allí estaba viviendo un herrero llamado Oscar Alberto Iñigo y que Duarte había estado con él.

Además, personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Tigre estableció que el mismo domingo hubo discusiones en la vivienda entre Iñigo, Duarte y Cañete. La sospecha es que en ese marco ocurrió el asesinato.

De acuerdo a Infobae, cuando el hombre fue identificado por la Policía confesó su crimen, pero apuntó que el móvil fue haber sido descubierto “in fraganti” en acto de infidelidad. Sin embargo, las primeras investigaciones indican que Cañete sería una pareja previa de Iñigo y que juntos habrían engañado a la viuda. Y que, al ser sorprendidos por Duarte, Cañete habría instigado al homicida a llevar a cabo el crimen.

Más tarde, a través de algunas cámaras de seguridad de un barrio privado se observó a Iñigo llevando un carrito a dos cuadras de la casa. En esa zona apareció en la madrugada del sábado un torso con los pechos arrancados, dentro de un tacho de plástico. En tanto, un remisero contó que el lunes último trasladó al sospechoso hasta Benavídez, donde descendió cerca de un arroyo, cargando un bolso. Por eso, las pesquisas apuntaban a dar con el resto del cuerpo en esa zona. Según Crónica, el torso fue hallado por un menor de edad. Estaba envuelto en una bolsa. En tanto, personal policial habría encontrado otra bolsa con la cabeza de la mujer.

La detención de Iñigo se concretó ayer a pedido del fiscal Marcelo Fuenzalida, a cargo de la Fiscalía Especializada en Violencia de Género de Tigre. Cañete también quedó demorada y se analiza su grado de participación en el ataque.

Dejar una respuesta