Compartir

Con su segundo álbum, “Resiste el potrero”, Santo Placard da un paso firme en el arduo camino del rock suburbano. Con producción de los Karamelo Santo Lucas Villafañe y Diego Aput y la mixtura de ritmos como banda de sonido, el grupo plantea una declaración de principios barrial, estética y social. “Orgullosos de ser los que nunca bajan los brazos”, como cantan en “De mi barrio con amor”, cuyo prólogo al ritmo del megáfono de un vendedor ambulante termina de hacer la composición de lugar.

Con este combo, entre la nostalgia y la resistencia, Santo Placard marca la cancha y viaja hasta San Telmo para presentarse este domingo y por segunda vez en La Trastienda, como parte del ciclo “Promesas del Rock”. Palabras como sueños, desafíos, viajes y canciones se repiten en esta charla con Diego Baldebenítez, cantante de la banda de Barrio Sarmiento.

-¿Cómo surge la identificación tan fuerte con el barrio?

-Es algo que estuvo siempre. Trabajamos con la universidad, hacemos fechas solidarias y para fin de año cortamos nuestra esquina y hacemos un festejo. Es muy distinto al circuito de Capital,que está buenísimo, pero que se organiza de una manera diferente. Yo creo que estaría bueno que se conociera también lo que pasa lejos del centro. San Miguel está lleno de bandas, se trata de laburar y ponerse las pilas.

-¿Qué resiste, aparte del potrero, en San Miguel?

-El barrio representa una cuestión de valores humanos más profunda, pero también más a la vista. A veces, en la torpeza de vivir a pleno con el laburo y cuestiones de compra y venta de cosas, se notan las carencias, pero afloran cosas más humanas. Resiste la convivencia con el otro, hacer el asado del domingo y escuchar todo el día la cumbia de los vecinos y que a nadie le moleste.

-¿De ahí viene esa mixtura que caracteriza el sonido de la banda?

-Sí, y de los gustos de cada integrante. Mamamos el rock, venimos de ahí, con la idea de que no puede convivir con otros géneros, como la cumbia. Nos fuimos abriendo a diferentes ritmos y no nos quedamos en ningún lugar. Nos gustan las canciones, y a partir de ahí podemos mezclar ska, reggae, cumbia o folklore.

-¿Cómo aparecen Lucas Villafañe y Diego Aput en la producción?

-Veníamos por una veta por un poco más latina y nos parecían los indicados para dar este segundo paso. Queríamos sonar en estudio lo más parecido a lo que lo hacemos en vivo y  laburamos tranquilos, pero con una exigencia alta, fue como un posgrado. Lucas y Diego tienen un conocimiento tremendo, pero las cuestiones humanas nos embelesaron. Hablamos mucho de música y fueron sacando lo más natural de la banda, desde lo auditivo y desde la canción. Fue un sueño grabar un disco así y lo pasamos increíble, pero más soñado es el que viene, y no podría haber sucedido esto sin pasar por el primero.

-El disco salió en febrero, ¿tienen pensada una presentación oficial?

-El trayecto recomendado es editar el disco, dejar pasar unos meses, meter prensa y recién ahí hacer una presentación oficial. Pero nosotros estamos en una especie de presentación oficial permanente y el contenido lo largamos a medida que lo podemos solventar. Ahora estamos laburando los videos, lo estético, lo visual, que la gente vea que hay una evolución y un compromiso que asumimos como banda. Es un hobbie caro, pero hacemos una vida que nos encanta.

*Santo Placard son Mario Baldebenitez (voz); Gastón Suárez (bajo); Maximiliano Streuli y Ezequiel Petronzi (guitarras); Augusto Di Carlo (batería); Nicolás Caro (trombón); Mauricio Jojot (trompeta); Nicolas Martínez (percusión); David Espíndola (teclados) y  Edgardo Segovia (saxo).

Domingo 9 de abril, 20 hs en La Trastienda -Balcarce 460, CABA- junto a Los Suicidas. Entradas desde $180 en TuEntrada.com

Dejar una respuesta