Compartir

El Municipio de San Fernando se caracteriza por trabajar por la contención social y por tener una mirada abierta e inclusiva hacia las personas con discapacidad. El Taller Protegido, ubicado en la localidad de Victoria, se destaca por brindar a sus operarios un espacio de trabajo real en el que se puedan desarrollar personal y laboralmente.

Respecto a esta experiencia, Matías Del Federico, Director del Taller Protegido de Producción Municipal, expresó: “Un año más apostamos al servicio tercerizado. Trabajamos articuladamente con empresas locales y los chicos hacen la última fase de producción lo cual los acerca un poco más a la inclusión laboral real. En este caso estamos trabajando con la empresa ‘M y M Pinos’, una de las tantas carpinterías que hay en San Fernando que trabaja en forma conjunta con el Municipio. En esta oportunidad se acerca con una mirada especial para con los chicos con el armado de muebles para casitas de muñecas. Es un producto muy lindo, con mucho detalle y muy cuidado. Los jóvenes lo ensamblan y la empresa hace un pago por el armado y el producto terminado”.

Los jóvenes y adultos se dedican al armado de los muebles en miniatura. La fábrica M & M Pino les entrega el material desarmado y ellos lo devuelven armado. Específicamente son muebles para casitas de muñecas hechos en fibrofácil hechos a escala de 1 a 10 y cortados con láser, con el mayor detalle posible.

Asimismo, Julio Passera, integrante de la Dirección de Entidades Intermedias del Municipio, explicó: “Se trata de un acercamiento con M & M Pinos, una empresa familiar netamente de San Fernando, que nos acerca estos muebles en miniatura para trabajar junto al Taller Protegido. Vemos el trabajo que hacen los chicos, lo meticuloso que es y la atención que le ponen. Estamos contentos porque está dando el fruto que buscábamos; es sumamente importante porque a los chicos tenemos que darle la calidad de vida que se merecen”.

Por su parte, Pablo Vinces, de M & M Pinos, sostuvo: “Somos una empresa que comenzó hace poco tiempo a trabajar con láser sobre fibrofácil. Vengo al Taller Protegido a traer todos los materiales y comparto los martes a la mañana con los chicos. La verdad está muy bueno, es algo nuevo y muy movilizante el hecho de ver cómo ellos pueden hacer las cosas y la atención que les prestan”.

Por último, Matías Del Federico manifestó: “Trabajar en forma conjunta con las empresas del distrito es una alegría para nosotros porque crece la comunidad, la empresa y hay una responsabilidad social empresarial que se ve reflejada en los chicos del Taller, que es muy positiva”.

Dejar una respuesta