San Isidro: intentan frenar la subasta de un predio destinado a viviendas...

San Isidro: intentan frenar la subasta de un predio destinado a viviendas sociales

El terreno de Tomkinson y Neuquén, en Beccar, será subastado en menos de un mes. Así lo anunció la Agencia de Bienes del Estado, que a instancias de dos decretos de Macri y apelando a una ley de la dictadura ya autorizó la venta de 53 inmuebles. El bloque del PJ local trabaja en un proyecto para frenar la subasta y usar el predio con fines sociales, tal como se había establecido en los ’90.

Compartir
Imagen: Google Street View.

“El Banco de la Ciudad de Buenos Aires, por cuenta y orden de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (…) convoca a la siguiente subasta pública (…) para la venta del inmueble sito en la calle Tomkinson esquina Neuquén, de la localidad de San Isidro”. La circular, emitida el pasado 27 de marzo, establece que el próximo 27 de abril se subastará el terreno en cuestión. Y el expediente detalla que será sobre un monto base de 700 mil dólares.

El anuncio de la subasta –que inicialmente estaba pautada para el 30 de marzo y se prorrogó- generó alarma entre vecinos y concejales. Porque el predio que será rematado estaba originalmente destinado a la construcción de viviendas sociales, según la información recopilada por el bloque del Partido Justicialista en el Concejo Deliberante, que prepara un proyecto de resolución para intentar frenar la venta.

Anuncio oficial de la subasta.

“El bloque del PJ está trabajando en un proyecto que plantea al Municipio la utilización de normativa vigente a nivel nacional y provincial para cumplimentar con la razón por la cual fue cedido en los ‘90 ese predio del Estado nacional, aledaño al barrio La Angelita, para la construcción de viviendas sociales”, explicó el edil Fabián Brest, en diálogo con El Argentino ZN. Entre la normativa vigente enumeró la Ley 23.967, que reguló la transferencia de tierras fiscales nacionales a las Provincias y Municipios; la Ley 24.146, que estableció que los inmuebles estatales que estuvieren ocupados por personal de la administración, entidades de bien público o familias de escasos recursos se puedan transferir a su cargo; y el decreto 835/2004, que creó el Banco Social de Tierras, que a su vez posibilitó el Plan Federal de Viviendas, tan envuelto en la polémica a nivel local.

El predio en cuestión, de hecho, fue afectado en los ’90 al Plan Arraigo, que apuntaba a enajenar bienes del Estado para destinarlos a la construcción de viviendas sociales. Lo cierto es que la subasta del terreno de Tomkinson y Neuquén –de más de 4300 metros cuadrados- no representa un caso aislado. Se inscribe en la avanzada del Gobierno nacional que, mediante la Agencia de Bienes, ya autorizó la venta de 53 inmuebles.

Para ello, el presidente Mauricio Macri firmó el año pasado dos decretos –952 y 1173– que remiten a una ley sancionada durante la última dictadura cívico-militar: la 22.423, de “venta de inmuebles del dominio privado del Estado”. Así, el jefe de Estado evitó que la venta de esos inmuebles pasara por el Congreso.

El texto de esa ley, que forma parte del digesto jurídico vigente, como tantas otras normas nacidas bajo regímenes dictatoriales que aún regulan nuestra sociedad, forma parte de la base de datos presentada hace dos semanas por el colectivo de periodistas Sin Fin y la organización Memoria Abierta, que sistematizaron esa legislación precisamente para poner sobre la mesa la discusión en torno a las distorsiones y problemas que genera hoy la vigencia de normativa emitida por gobiernos de facto.

“El presidente Macri puede tomar la opción de usar una ley de la dictadura para vender un predio, o puede tomar la opción de usar leyes de la democracia que permiten ceder ese predio para viviendas sociales”, advirtió Brest, mientras su bloque avanza con el desarrollo de una resolución que intente poner un freno a la subasta del terreno de Tomkinson y Neuquén. En los alrededores, vecinos de La Angelita y La Cava también comenzaron a averiguar y movilizarse. Parte del terreno fue recuperado por ellos y lo usan como cancha y espacio recreativo, mientras batallan históricamente por la urbanización y la construcción de más viviendas sociales.

Dejar una respuesta