Presentan un proyecto para la entrega gratuita de tampones y toallitas femeninas

Presentan un proyecto para la entrega gratuita de tampones y toallitas femeninas

La diputada bonaerense Lucía Portos impulsa un proyecto para que la Provincia de Buenos Aires provea a las mujeres “productos para la gestión menstrual”, por los que una mujer llega a gastar mil pesos anuales.

Compartir

La Diputada Provincial Lucía Portos (FPV), presentó ante la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, un proyecto de ley que busca garantizar el acceso gratuito a toallitas, tampones y elementos de gestión menstrual.

El proyecto de ley resalta que los productos de gestión menstrual son un derecho que tiene que garantizarse a todas las mujeres, niñas, adolescentes y personas menstruantes y que, al no hacerlo, se aporta a la brecha del poder adquisitivo entre los varones y las mujeres.

El proyecto apunta también proyecto también a derribar preconceptos y estigmas relacionados a la menstruación, así como entregar información detallada, eficaz y basada en evidencia científica sobre el ciclo menstrual. También busca reducir el índice de deserción y ausentismo escolar de niñas y adolescentes por falta de acceso a los productos de gestión menstrual.

La iniciativa fue acompañada por el colectivo Economía Feminista, quienes desarrollaron un estudio según el cual una mujer destina entre 700 y 1.000 pesos anuales en la compra de toallitas femeninas y tampones. El pasado 8 de marzo, día del primer paro mundial de mujeres, lanzaron la campaña “Menstruacción”, para incentivar la presentación de proyectos y acciones que aporten al debate y la consolidación del derecho a productos gratuitos de gestión menstrual.

El proyecto contempla que tanto la promoción como la distribución de los productos se haga a través de todos los establecimientos de nivel primario, secundario, terciario, sean de gestión privada o estatal, universidades provinciales o escuelas municipales. También alcanza a hospitales, maternidades y diferentes centros de salud y a los espacios de distribución a los establecimientos penitenciarios.

Dejar una respuesta