Marcha en Benavidez por el niño electrocutado después de un temporal

Marcha en Benavidez por el niño electrocutado después de un temporal

Agustín tenía 13 años y murió al tocar un poste con electricidad en el barrio Don Bosco. Su madre encabezó una marcha de vecinos que exigen que el municipio tome medidas para evitar que la tragedia se repita.

Compartir

El 21 de febrero pasado, el temporal que castigó fuerte a la Zona Norte se llevó la vida de Agustín, un niño de trece años del barrio Don Bosco, que murió electrocutado al tocar un poste de luz que había caído durante la tormenta. Pese a los reclamos realizados antes y después de la tragedia, los vecinos del humilde barrio de Benavidez, no tuvieron respuestas del Municipio, más allá de algunas obras que se parecen más a un maquillaje, y cansados de no ser escuchados, marcharon ayer hasta Ruta 9 y el cruce con Alvear. “A mi hijo no me lo devuelven más, lo que pedimos es que hagan las obras que tengan que hacer para que ninguna madre tenga que pasar lo que estoy pasando yo”, cuenta a El Argentino ZN Ana Sánchez, la madre de Agustín, quien encabezó la movilización.

La falta de obras en la zona repercute en que cada lluvia pueda presagiar una tragedia, ya que las imperfecciones en la red cloacal hacen que el agua circule permanentemente. “No tenemos que esperar que haya un temporal grande para que se inunde, y eso un problema. Hay cables colgados por todos lados, postes que se caen, los árboles que hacen chispas, los colectivos no pueden entrar y no podemos salir”, describe Ana y asegura que la muerte de su hijo se pudo haber evitado. “El mismo poste que mató Agustín le había dado electricidad a una señora. Fue a la delegación, a Edenor, a alumbrado público, hizo todos los reclamos y recién cuando murió mi hijo lo cortaron”.

Los vecinos realizaron la primera marcha cuando se cumplieron quince días de la muerte de Agustín, y según cuentan en el barrio, se pasan la pelota entre los funcionarios del municipio y las empresas, pero nadie aporta soluciones. “Vinieron a mi casa funcionarios del Municipio, nos llenaron de promesas pero no hicieron nada -denuncia Sánchez-. Se hacen los que trabajan, pero no hay soluciones totales y los cables siguen igual. Ellos dicen que son de teléfono, pero no podemos ir tocando cada cable a ver si tiene electricidad. Nos dicen cosas incoherentes y nos sentimos boludeados”.

A un mes de la muerte de Agustín, Ana se puso al frente del reclamo vecinal para que no se repita la tragedia. “Si seguimos así cada temporal va a pasar algo. El otro día me enteré que hubo un caso parecido al de mi hijo, en el que murió una persona electrocutada. ¿Cómo puede ser que cosas así se tapen y nadie haga nada? Yo la vida de mi hijo no se la voy a regalar a nadie”.

Dejar una respuesta