Demasiado tarde: juicio por las amenazas en 2014 a Micaela López, asesinada...

Demasiado tarde: juicio por las amenazas en 2014 a Micaela López, asesinada en 2015

El cuerpo de la joven de 21 años fue encontrado en un baldío de Las Tunas en enero de 2015. Seis meses antes, ella había denunciado por violencia de género a “El Pato” Cenizo, presuntamente vinculado a otros dos femicidios en Tigre. Ahora comienza el juicio oral por aquellas viejas amenazas, mientras el asesinato sigue impune.

Compartir

Su historia sacudió con fuerza a Tigre, que comenzó a movilizarse contra la violencia de género cuando aún las marchas por “ni una menos” no habían dado sus primeros pasos. Tamara Micaela López fue hallada golpeada y semienterrada en un terreno de Las Tunas, en enero de 2015, después de diez días desaparecida. Tenía 21 años. El año anterior, había denunciado por violencia de género, amenazas de muerte y lesiones a quien había sido su pareja, Dante “Pato” Cenizo, detenido luego en el marco de una causa por drogas. A más de dos años del asesinato y a casi tres de la denuncia por amenazas, el acusado enfrenta ahora un juicio oral.

“Me avisaron ayer por teléfono: se activó esa causa y lo llevan a juicio oral. Voy como testigo de mi hija, que ya no está”, dijo Julia Ibarra, mamá de la joven, a El Argentino ZN. “Es una causa en el marco de violencia de género, lesiones, amenazas que denunció Mica en vida, en 2014. En ese momento se hicieron las denuncias y pusieron perimetrales”, relató la mujer, notificada recién horas antes del inicio del debate oral por aquella vieja causa, mientras el expediente sobre el crimen de su hija permanece irresuelto. La audiencia estaba prevista para hoy, pero se demoró hasta mañana, con el argumento de que Cenizo no pudo ser trasladado.

Las sospechas sobre el entorno de Cenizo surgieron desde un primer momento, aunque por entonces él ya estaba detenido en el marco de una causa por drogas. Antes del crimen de Tamara Micaela, “El Pato” estuvo relacionado con otros dos femicidios en la zona: los de Nancy y Micaela Fernández, madre e hija de origen qom. Sus asesinatos tampoco fueron esclarecidos. Una de las hipótesis del crimen de Tamara Micaela es que debía declarar en contra de Cenizo, en una investigación por venta de estupefacientes. Pero el móvil nunca se probó.

Ahora comenzará el debate oral por por las denuncias que formuló la joven ante las primeras señales de alerta, en la fiscalía de violencia de género de Tigre, a cargo de Marcelo Fuenzalida. “Fue por lesiones, amenazas de muerte, golpes, maltratos. La quiso matar en la puerta de mi casa: rompió ventanales, tiró piedrazos. De hecho yo también fui amenazada por él. No le tuve miedo, ahora tampoco”, señaló Ibarra, lista para ingresar al debate oral, que podría constar de una única audiencia. En tanto, el crimen de Tamara Micaela López permanece impune.

Dejar una respuesta