Casación ordenó que comience el postergado juicio por los secuestros en Ford

Casación ordenó que comience el postergado juicio por los secuestros en Ford

La Cámara Federal de Casación Penal pidió que se realice el juicio oral y público contra ex directivos de la empresa automotriz, suspendido por segunda vez a finales del año pasado. En el quincho de la planta ubicada en Pacheco funcionó un centro clandestino de detención.

Compartir

A días de cumplirse un nuevo aniversario del último golpe militar, una decisión de la Justicia apunta al juzgamiento de un gerente y un jefe de seguridad de la empresa automotriz Ford, un caso emblemático de complicidad civil en el terrorismo de Estado. La Sala Segunda de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Ángela Ledesma, Alejandro Slokar y Pedro David, reprendió al Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 de San Martín, que a fines de 2016 suspendió el inicio del juicio que debía comenzar el 14 de marzo pasado.

Entre los imputados figuran el ex gerente de Ford Pedro Müller y el ex jefe de seguridad de la planta de General Pacheco Héctor Francisco Sibilla. Otro imputado, el ex gerente de relaciones laborales Guillermo Galarraga, murió el año pasado sin llegar a juicio. Todos están acusados por el secuestro en 1976 de 24 trabajadores de la empresa, detenidos ilegalmente del interior de la planta de la automotriz en la provincia de Buenos Aires.

Casación recordó que en las instalaciones de la fábrica Ford “funcionó un Centro Clandestino de Detención -al menos transitorio- de personas pertenecientes a la empresa cuya privación de libertad se produjo allí dentro”.

El tribunal advirtió que “esta es la segunda oportunidad en que se suspende la realización del juicio en las presentes actuaciones” y que “más de dos años han pasado desde la fecha fijada inicialmente (julio del año 2014) y hoy todavía las víctimas y los familiares de la causa siguen esperando ansiosamente un juicio”.

El de Ford no sólo es un caso emblemático de participación civil y empresarial en crímenes de lesa humanidad. Además, tiene como particularidad el funcionamiento de un centro clandestino de detención dentro del predio fabril, en un quincho que fue lugar de reunión y esparcimiento de los trabajadores.

La denuncia que dio origen a la causa penal fue formulada en 2002 por el fiscal Félix Crous, luego de escuchar en el Juicio por la Verdad que tramita ante la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata el testimonio del trabajador sobreviviente Pedro Troiani, uno de los impulsores que busca Justicia.

Dejar una respuesta