Compartir

Melina Romero tenía 17 años cuando fue víctima de femicidio, en septiembre de 2014. Tras un mes desaparecida, su cuerpo apareció a orillas de un arroyo cerca del predio de Ceamse en José León Suárez, con signos de haber sido abusada. El caso se convirtió en emblema de la lucha contra la estigmatización mediática de las jóvenes del conurbano ante la violencia de género. Treinta meses después, el hecho no sólo corre riesgo de quedar impune sino que Melody, la menor que denunció que Melina fue asesinada luego de una fiesta de sexo, drogas y alcohol, podría ir presa por falso testimonio.

Hace un mes la fiscal de la causa, María Fernanda Billone, desistió de mandar a juicio a los tres acusados, argumentando que la investigación se basó en los dichos de una única testigo, Melody, y que en el juzgado de menores comprobaron que las declaraciones fueron falsas. Ahora, es la propia testigo la que está imputada por falso testimonio y pretenden llevarla a juicio oral. En caso de ser declarada culpable, podrían penarla con hasta cuatro años de prisión efectiva.

Por este motivo, el Frente de Mujeres del Movimiento Evita San Martín encabezó esta mañana una movilización desde la Fiscalía Penal Juvenil hasta el Juzgado de responsabilidad penal juvenil N°2 de ese distrito en defensa de Melody. La consideran víctima del hecho, ya que sufrió abandono estatal y no fue tratada como una menor a la hora de testificar en la causa. No es la primera movilización: luego de conocerse la el fallo de la jueza, familiares de la víctima habían marchado a los mismos tribunales con la advertencia “Vos podés ser la próxima Melina”.

Al grito de “¡Si no hay justicia, hay escrache! ¡Si hay violencia machista, hay escrache!”, esta mañana acompañaron la marcha los diputados nacionales Leonardo Grosso y Araceli Ferreyra, la diputada provincial Patricia Cubría, y los concejales de San Martín Zulma Duette y Julián Ríos.

“Las mujeres, en solidaridad con las víctimas y con nosotras mismas, en defensa propia, salimos para que la sociedad se libere de esta violencia machista. Estamos gritando a los cuatro vientos que acá hay una injusticia, que es importante como sociedad que el femicidio de Melina Romero sea esclarecido, que haya detenidos por esa causa y que no se persiga a una víctima como es la única testigo presencial que es la compañera Melody”, enfatizó Cubría.

Por su parte, Ferreyra dijo que “esta inquisición judicial, en lugar de poner presos a los violadores y femicidas que mataron a Melina, pone en el banquillo de los acusados a las mujeres. Estamos cansados de estos jueces y fiscales cómplices, porque cuando en 2017 tenemos cada 18 horas una mujer muerta  en manos de un femicida, los responsables tienen nombre y apellido: son cada uno de los jueces y fiscales que no condenan los casos”. Y agregó: “Venimos hasta los tribunales de San Martín no sólo a exigir justicia, sino también a escrachar. Que empiece a entender el poder judicial que les vamos a hacer un seguimiento caso a caso”.

“Vinimos a acompañar la presentación de la defensa que va a hacer el movimiento Evita de Melody”, declaró Leo Grosso.  “Hay un poder judicial que revictimiza a las víctimas. El femicidio y la violencia machista no es solo un problema del hombre que golpea, sino también del Estado que encubre, que no termina de hacerse cargo de los problemas de nuestras mujeres”, añadió el diputado.

Para el concejal Ríos, “lo que está sucediendo en la causa, es el abandono y criminalización de la sobreviviente, algo que nos preocupa. Nuestra justicia no atiende la demanda social de nuestro pueblo y de este componente fuerte que irrumpió en los últimos años, que son las mujeres que están decididas a dar pelea para que se acabe la violencia machista en la Argentina”. Por su parte, Duette declaró: “Queremos sentar un precedente de lucha para que la justicia no desvíe en los testigos las causas y se dedique a investigar y condenar a los femicidas”.

Dejar una respuesta